La Universidad de Oxford desarrolló una vacuna contra el coronavirus (Covid-19) que genera esperanzas en el mundo científico, que habla de la fiabilidad ofrece, afirma que parece segura y "entrena" al sistema inmune para darle batalla al virus, según los resultados difundidos por la publicación médica The Lancet.

Células T

De acuerdo a los resultados de los primeros ensayos, según consignaron los principales medios británicos, la vacuna contra el coronavirus (Covid-19) desarrollada por Oxford y el laboratorio Astra Zeneca, parece segura para el sistema inmunitario y puede producir anticuerpos.

La vacuna tiene la particularidad de proporcionar una doble protección contra el coronavirus: por un lado desarrolla la producción de anticuerpos y glóbulos blancos o linfocitos del tipo 'células T', que forman parte del sistema inmunitario y le ayudan al cuerpo a combatir enfermedades o sustancias dañinas, por lo que son útiles en la lucha contra el virus. Además, conseguiría que el organismo reconociera a largo plazo las células infectadas.

The Lancet

Según informó la revista especializada The Lancet, alrededor de 1.077 voluntarios de entre 18 y 55 años mostraron que la vacuna los llevó a producir anticuerpos y glóbulos blancos que logran combatir al virus (Orthocoronavirinae) y causa pocos efectos secundarios -fiebre y dolor de cabeza- que pudieron calmarse con paracetamol en apenas 24 horas.

"Los resultados indican que no hay problemas de seguridad y la vacuna estimuló una fuerte respuesta inmune". Aunque se necesitan realizar más estudios para comprobar su efectividad contra la enfermedad.

La especialista, Sarah Gilbert, investigadora de la Universidad de Oxford aseguró que "todavía queda mucho trabajo por hacer antes de que podamos confirmar si la vacuna ayudará a manejar la pandemia, pero estos primeros resultados son prometedores ya que se puede producir a gran escala".

"Además de continuar probando nuestra vacuna en ensayos de fase 3, necesitamos aprender más sobre el virus; por ejemplo, todavía no sabemos qué tan fuerte es la respuesta inmune que debemos provocar para proteger eficazmente contra la infección por SARS-CoV-2", agregó.

La vacuna

El informe concuyó que la vacuna fue segura, tolerada e inmunogénica -es decir que no hay “rechazo” del medicamento- y los resultados preliminares de este primer ensayo clínico en humanos respaldaron la progresión del desarrollo clínico en ensayos en fase 2 y 3 en curso.

Ahora, los investigadores reclutan a grupos de edad avanzada con comorbilidades, trabajadores de la salud y aquellos con mayor riesgo de exposición al virus, para determinar la eficacia, seguridad e inmunogenicidad en sus casos, tanto administrado en una dosis única o dos dosis.

También evaluarán, adelantaron, la vacuna en niños, una vez que se hayan acumulado suficientes datos de seguridad en estudios de adultos.

En cuanto a los ensayos de fase 3, se informó que ahora están en marcha en Brasil, Sudáfrica y el Reino Unido, con lo que se podrá evaluar la eficacia de la vacuna en diversas poblaciones.