El Ministerio de Salud amplió este jueves la definición de "caso sospechoso" de coronavirus, por lo que empezará a contabilizar bajo este nuevo criterio, a personas que presenten fiebre de 37,5 grados o más, tos, pérdida del olfato, entre otros nuevas sintomatologías estacionales. 

En un comunicado dado a conocer a últimas horas de ayer, la cartera sanitaria redefinió los criterios de categorización ante el avance del coronavirus,  y anunció que se comenzará a testaer a aquellos que reporten signos de los nuevos cuadros incluidos. De esta forma los casos sospechosos se regirán desde: 

  • fiebre de 37,5 o superior
  • pérdida del olfato y/gusto
  • tos, dolor de garganta y dificultad respiratoria

En el caso de los trabajadores de salud, se especificó que con sólo presentar dos de los síntomas anteriores inmediatamente se deberá aplicar el testeo. 

Además, se le agregarán: 

  • historial de viaje o residencia en zonas de transmisión local (comunitaria o por conglomerados)
  • llegadas desde el exterior
  • contacto directo con pacientes positivos en covid-19

En la misma línea, se comenzará a considerar como "caso sospechoso" a quienes tengan diagnósticos clínico y radiológico de neumonía (sin otra etiología que explique el cuadro clínico). 

"Si se presentaran personas con esos síntomas, pero sin fiebre, se les indicará aislamiento durante 72 horas y toma de muestra para diagnostico por PCR al tercer día de iniciado el cuadro", se precisó en el comunicado oficial.