Más de un centenar de organizaciones sociales, barriales y vecinales que ayudan con alimentos a más de 65.000 familias de barrios populares o en condiciones de vulnerabilidad intensificadas por la pandemia de coronavirus organizaron su solidaridad en la Red de Comedores por una Alimentación Soberana, que en su primer mes de funcionamiento logró distribuir 130.000 kilos de verduras en ollas populares de más de media docena de provincias.

La iniciativa nació de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), que a principios del aislamiento obligatorio recibía centenares de pedidos de donaciones de verduras por parte de organizaciones sociales, comedores, merenderos, clubes, bibliotecas y otras instituciones o vecinos que, ante la crisis, habían comenzado a sostener ollas populares en sus barrios.

Además, las organizaciones decidieron comenzar a compartir saberes y experiencias de sus cocineras y cocineros para conformar un recetario popular que refleje la diversidad de culturas culinarias de Argentina y ponga en valor la necesidad de una alimentación sana y sustentable. La dirigente de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), Rosalía Pellegrini, afirmó en diálogo con Télam que "ni bien se desató la pandemia, la UTT recibió un aluvión de pedidos de donaciones. Muchos comedores y organizaciones también nos referenciaron para este momento".