El ministro de Educación, Jaime Perczyk, apuntó a la regulación del lenguaje inclusivo en las escuelas de CABA de parte del Gobierno de la Ciudad y aseguró este vieres que si bien "hay que mejorar" la educación, eso "no se hace prohibiendo" el lenguaje inclusivo, y señaló que la causa es más profunda, dado que "se trata de evitar la discriminación".

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, justificó sobre la decisión: "Es una medida para facilitar la forma en que nuestros chicos y chicas aprenden y adquieren el lenguaje. La lengua española brinda muchas opciones para ser inclusivo sin necesidad de tergiversar la lengua, ni de agregar complejidad a la comprensión y fluidez lectora".

Acuña afirmó que la medida no es "una caza de brujas".

Por su parte, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, también defendió la medida que surgió a raíz de los resultados de las evaluaciones de diagnóstico que se hicieron en escuelas de CABA el año pasado, y remarcó: "No estamos persiguiendo ni es una caza de brujas; queremos enseñar mejor para que los chicos aprendan".

Sobre el tema se pronunció el ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk, en diálogo con C5N, en donde expresó: "Tenemos que mejorar, pero eso no se hace prohibiendo, mejorar es que no haya violencia, que no haya femicidios, que no haya desigualdad, ni discriminación".

El titular de la respeciva cartera recordó, a modo ejemplo, que el franquismo prohibía la zurdería, que se escribiera con la mano izquierda, porque dijo "con eso pensaban que corregían algo y las causas son más profundas, acá tenemos mucho que mejorar, tenemos que lograr una sociedad igualitaria, que todas las chicas pueden ir en las mismas condiciones que los varones".

En este sentido, explicó: "Nosotros pensamos reafirmar la idea de que la escuela enseña lengua y matemática, enseña a integrarse, a querer y que te quieran, enseña los contenidos, la escuela exige, es una institución que trata que mejoremos y nosotros tenemos que mejorar para que puedan aprender mejor lengua y matemáticas. En esa idea, toda la investigación científica indica que las condiciones sociales son un factor importante".

Perczyk abordó por su parte la situación educacional en el país y constató que en Argentina "tenemos que mejorar" ya que "tenemos un 50 por ciento de chicos pobres y ése es un condicionamiento muy grave para aprender y enseñarles". Además consideró la importancia del nivel de educación que tuvieron los padres de cada alumno, como así también "los días y horas de clases y los salarios docentes".

"La Argentina tiene 24 provincias y cada una está enfocada en que haya más días y horas de clases, en que haya libros en las escuelas, pero hay que pensar que si tantos chicos y chicas usan ese lenguaje refleja otra cosa, una situación de injusticia, de machismo con las chicas y mujeres argentinas, y que si lo usan es porque entienden que es una herramienta para que eso cambie", contó el funcionario nacional.

"Hay que mejorar", observó Perczyk sobre el sistema educativo argentino.

También, el titular de la cartera educativa contó que "el año y ocho meses de no presencialidad ha afectado a muchos chicos, sobre todo a los que tienen menos recursos, eso es evidente y en la semana presentaremos algunos resultados, pero tenemos que ir a resolver la causas más profundas de lo que revela el lenguaje inclusivo, que es quienes sufren la desigualdad que hay en la sociedad".

"Al 7 de abril un informe señaló que recuperamos a ocho de cada 10 chicos que se habían alejado de las escuelas, y en los últimos datos creo que llegamos al nueve de cada 10. Lo que está claro es que no podemos perder a ningún pibe y esa es una política pública que nos fijamos", concluyó.