China cuenta con tres vacunas disponibles para utilizar en la lucha contra el coronavirus. El antídoto del laboratorio Sinopharm, que se aplica en Argentina, demostró una alta efectividad con dos dosis; pero otras dos fórmulas arrojaron menores resultados: la de Sinovac, ya distribuida en Chile y Brasil; y la de CanSino. El propio gobierno del país asiático admitió su baja eficacia y prometió soluciones. En tanto, las fórmulas Sputnik V, Pfizer o AstraZeneca prevén otros porcentajes protección contra el Covid-19.

Las vacunas chinas 

Sinopharm

La vacuna de Sinopharm fue desarrollada en colaboración con el Beijing Institute of Biological Products. Consiste en una fórmula inactivada, lo que significa que porta una versión del virus alterada genéticamente para ser incapaz de reproducirse, pero que genera una respuesta inmune en el organismo. 

El antídoto consiste en dos dosis que deben aplicarse con 21 a 28 días de diferencia. Puede transportarse y almacenarse entre 2 y 8° C y permanecer estable durante 24 meses. 

Los resultados del ensayo clínico de la fase 3 mostraron que la vacuna alcanza una eficacia del 79,34% tras la administración de 2 dosis. Argentina es uno de los países que utiliza esta vacuna y uno de los lugares en donde se realizaron los estudios de fase 3. 

Acerca de la eficacia de esta vacuna con una sola dosis, faltan datos publicados de la fase 3 del ensayo clínico. Por el momento, solo se sabe que los estudios de fase 1 y 2 demostraron un 75% de seroconversión (aparición de anticuerpos) a los 14 días después de la primera dosis. 

Argentina acordó con China la compra de 3 millones de vacunas de Sinopharm

Sinovac

La fórmula desarrollada por la farmacéutica Sinovac Biotech Ltd es la menos prometedora de los tres inmunizantes que superaron la fase 3 del país asiático. Su efectividad es sólo de un 56,5% y en la región se aplica en Chile y Brasil.

De todas maneras, este porcentaje le permite cumplir con el requisito mínimo establecido por la Organización Mundial de la Salud de un 50% de efectividad necesaria para utilizarse. El transporte de esta vacuna se debe realizar en condiciones de red de frío entre 2 grados y 8 grados.

La vacuna se administra con un intervalo mínimo de 4 semanas entre ambas dosis. Sin embargo, a diferencia de lo que se mostró con la Sinopharm, la primera dosis de la vacuna no parece generar una fuerte respuesta antiviral, con sólo una efectividad del 3%, de acuerdo a un estudio realizado en Chile. 

CanSino

A diferencia de los otros dos inmunizantes, la vacuna desarrollada en colaboración entre laboratorios canadienses y chinos CanSino solo está compuesta por una sola dosis. Hace una semana fue aprobado su uso de emergencia en Chile, ante el resurgimiento de casos. 

De acuerdo a los primeros resultados de la fase 3, luego de 28 días se registró un 65,7% de efectividad. Argentina es uno de los lugares en donde se llevan adelante los estudios de esta vacuna, al igual que sucedió con Sinopharm

Las otras vacunas 

Sputnik V

En contraposición, la vacuna rusa desarrollada en el Instituto Gamaleya demostró una efectividad del 92% luego de la administración de la segunda dosis. Los estudios publicados también indican que la eficacia llega al 73% luego de 18 días recibida la primera dosis

AstraZeneca

En el caso de las dosis desarrolladas por el laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford, los estudios publicados demuestran que la eficacia de la vacuna es mayor cuando el intervalo entre dosis es más largo. Al recibirla a los 14 días de la primera, la eficacia fue del 63% contra la infección sintomática por SARS-CoV-2, pero al recibirla a las 12 semanas o más, asciende al 82%.

Pfizer 

Por otra parte, la vacuna de Pfizer demuestra una efectividad del 94,6% luego de la inoculación con dos dosis. Sin embargo, un estudio realizado en Estados Unidos aseguró que la primera inyección genera una respuesta inmune en el 80% de los casos. 

La mayoría de las vacunas de las que dispone Argentina son Sputnik V

Combinar las vacunas chinas

Ante este panorama, la máxima autoridad del organismo de control de enfermedades de China anticipó que el país está estudiando opciones para mejorar la eficacia de sus vacunas contra el coronavirus, incluyendo aplicar dos vacunas con diferentes tecnologías a una misma persona.

En una conferencia, el director del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de China, Gao Fu, dijo que la idea busca "resolver el problema de la baja eficacia de algunas vacunas" chinas contra el coronavirus.

Entre las opciones en estudio están la de ajustar el intervalo entre la aplicación de las dosis, aumentar el número de dosis e incluso mezclar el uso de vacunas que utilizan diferentes tecnologías, explicó en una conferencia en la ciudad de Chengdu.

"Está bajo consideración formal si deberíamos usar diferentes vacunas de diferentes tecnologías para el proceso de inmunización", dijo Gao, según el diario hongkonés South China Morning Post.