Funcionarias y una delegada sindical denunciaron que las defensorías zonales del Consejo de Niñas, Niños y Adolescentes de la Ciudad de Buenos Aires están "colapsadas por la precariedad de las condiciones laborales" y la "insuficiencia de políticas públicas de infancia".

"La defensoría zonal es la primera línea de atención en materia de derechos vulnerados de los chicos, la primera que interviene ante la preocupación de una maestra, un vecino o una familia. Este sistema empezó a colapsar, está desbordado", afirmó a Télam María Elena Naddeo, directora del Centro de Atención de Niñez y Adolescencia en la Defensoría del Pueblo porteña.

Ese organismo presentó ayer, durante una jornada abierta al público, un informe sobre el "Sistema Integral de Atención". Encontró "dos razones principales para su colapso: la precariedad en las condiciones laborales y la deficiencia de las políticas públicas de infancia del Gobierno porteño".

"Algunos de los obstáculos son los bajos salarios. Otro problema es la falta de recursos, como vacantes en escuelas u hogares", dijo Naddeo.