Científicos estadounidenses dijeron haber descubierto una masa "anómala" de metales pesados enterrada en la cuenca Atiken, el cráter más grande del sistema solar, ubicado en el polo sur de Luna, el lado que nunca se ve desde la Tierra.

"La cuenca Atiken es una estructura gigante que resultó de un impacto y que tiene un diámetro de aproximadamente 2.000 kilómetros", informó ayer la publicación científica Geophysical Research Letters (GRL).

El principal hallazgo de la investigación publicada por GRL fue descubrir la existencia de una "gran masa anómala debajo del manto lunar".

Esta masa anómala puede ser un resto del asteroide que impactó en el lado oscuro de la Luna hace 4.000 millones de años y creó el cráter gigante llamado cuenca Atiken. La fuente de esta enorme masa "puede ser metal proveniente del núcleo de un cuerpo que impactó en la Luna u óxidos provenientes de la última etapa de cristalización del océano de magma lunar", consignó la revista GRL.