Un equipo de científicos de la Argentina, Portugal y los Estados Unidos descubrieron un nuevo tipo de levadura en los bosques patagónicos con la cual desarrollaron una variante de cerveza que sirve para hidratar a deportistas en competencias de alta exigencia por su bajo contenido en alcohol y agregado de minerales.    

La bebida fue presentada hoy durante la competencia internacional IronMan, que se realizó en San Carlos de Bariloche y participaron más de 1.600 deportistas del mundo en las disciplinas natación, ciclismo y pedestrismo.

Para lograr esta variedad se combinó además el trabajo del Instituto Andino Patagónico de Tecnologías Biológicas y Geoambientales (Ipatec) con el de la micro-cervecería barilochense Manush, que diseñó el producto.

"La levadura es especial y deja más azúcares que lo normal, aportando calorías, pero no demasiadas, y tiene un agregado extra de minerales como zinc, magnesio y calcio, fundamentales para la recuperación muscular”, explicó Libkind.

Según datos del Conicet, el Ipatec tiene la colección de levaduras cerveceras más grande de América Latina, y en la Argentina cuenta con el reservorio más importante de levaduras naturales. 

Libkind aseguró que la cerveza contiene coriandro, que le aporta frescura y propiedades antiinflamatorias, y levadura en suspensión, que le suma proteínas y muchísimos componentes vitamínicos, en particuar del complejo B.

Además aclaró: "No sólo tiene un trabajo especial en fermentación, sino también en cuanto a temperaturas, agregados especiales y compuestos fenólicos, que son antioxidantes y fundamentales para la reparación celular de músculos y tejidos”.

La competencia IronMan convocó a triatletas de entre 18 y 80 años de más de 30 países. El circuito comenzó en Llao Llao, donde los deportistas nadaron 1.900 metros en el lago Moreno. Luego recorrieron 90 kilómetros de bicicleta por el Circuito Chico, y finalmente hicieron 21 kilómetros de pedestrismo hasta el Centro Cívico de la ciudad.