Investigadores de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia, estudiaron el vínculo entre las distintas formas de preparar café, los ataques cardíacos y la longevidad, y llegaron a la conclusión de que el café sin filtrar contiene sustancias que aumentan el colesterol en sangre.

El artículo fue publicado en European Journal of Preventive Cardiology (Revista de la Sociedad Europea de Cardiología), asegura que el café podría inducir palpitaciones y arritmias cardíacas como la fibrilación auricular en algunas personas con enfermedades como obesidad e hipertensión.

Hace 30 años, el autor del estudio, Dag S Thelle, señaló que en aquel entonces encontró que tomar café estaba relacionado con el colesterol elevado y el colesterol LDL “malo”, y esta relación causa consecuencias dañinas para la salud del corazón, según explicó la agencia Notimex.

Las sustancias malignas encontradas en el café pueden quitarse con un filtro, de lo contrario, prepararse una taza de esta bebida sin filtrar tiene aproximadamente 30 veces la concentración de las sustancias que incrementan el daño al corazón.

En cambio, otros estudios como el llamado “Cafeína y fibrilación auricular, amigo o enemigo”, apoyado por Eduardo Casiglia y sus compañeros de trabajo en la edición actual de European Journal of Preventive Cardiology, sugiere que la cafeína en realidad, podría proteger contra las arritmias y que los bebedores de café en general disfrutaban de unas vidas más largas que quienes no lo bebían, pero solo si la bebida era filtrada.

Entonces, se llegó a la conclusión de que los que toman el café sin filtrar no mostraron una ventaja respecto a la supervivencia. Y los que tomaban más de nueve tazas de café tuvieron un ligero aumento en el riesgo de morir de enfermedad cardíaca.