La ciudad de Buenos Aires volverá a tener limitaciones para la apertura de locales comerciales desde el martes 26 de mayo, y los ciudadanos deberán volver a moverse por los locales de cercanía.

El Gobierno porteño confirmó que "para evitar aglomeraciones se restringe la actividad comercial en las zonas más transitadas y se limita el comercio solamente a los negocios esenciales".

Las restricciones operarán en las zonas que representan el 80% de la aglomeración de gente en la Ciudad, como Once, Av. Avellaneda o la zona de Scalabrini Ortiz y Córdoba, donde se concentra gran cantidad de comercios, aunque son reconocidos principalmente por la cantidad de puestos vinculados con textiles e indumentaria.as 

"Se mantiene el comercio barrial, el de cercanía, al que se puede llegar caminando", según destacaron los funcionarios de la Ciudad.    

También se limitará la circulación en los centros de trasbordo en las estaciones de estaciones de Retiro,  Plaza Constitución,  Plaza Once,  Chacarita y Plaza Italia-Pacífico.

Desde Trenes Argentinos indicaron que se reforzaron las medidas de control para que el viaje de las personas que realizan tareas exceptuadas cumpla con todos los requisitos de salubridad indispensable y se incrementó el proceso de limpieza y desinfección de los espacios comunes, las zonas de contacto de las formaciones y los molinetes y terminales SUBE.

Además, a la llegada de cada uno de los trenes a las cabeceras, se efectúa una limpieza integral de los pasamanos, pisos y zonas de contacto de todas las formaciones con amonio cuaternario, un sanitizante con efecto residual que elimina virus, bacterias y hongos.

Asimismo, se informó que proseguirá la colocación de señalética que funciona como separadores de distancia en las zonas de molinetes, andenes, boleterías y locales comerciales habilitados de las estaciones de las cinco líneas metropolitanas.