Nueve casos de la variante Delta de coronavirus fueron informados por el Ministerio de Salud de la nación este lunes en viajeros procedentes del exterior: tres de ellos volvían de aplicarse la vacuna en Miami.

Seis de los viajeros son residentes de la Ciudad de Buenos Aires, y los tres restantes son de provincia de Buenos Aires. Se trata de pasajeros provenientes de Estados Unidos, México y Paraguay en la última semana. Hasta el momento no se registran casos de la nueva variante en personas sin un viaje previo al exterior.

Dos de los casos fueron detectados con el test de antígenos realizado al ingresar al país, mientras que los siete restantes dieron positivo en la PCR de control efectuado en el séptimo día de aislamiento, según lo recomendado por la cartera de Salud, o por presencia de síntomas. 

Hasta el momento suman un total de 15 casos de la variante Delta en la Argentina, de los cuales cuatro fueron vacunados durante su estadía en Miami.

Las autoridades sanitarias se encuentran realizando una investigación epidemiológica para detectar posibles nuevos contagios en cada vuelo y un seguimiento de los contactos estrechos para controlar el efectivo aislamiento correspondiente y evitar la propagación de la cepa.

Cinco de los 15 casos fueron registrados en el aeropuerto internacional de Ezeiza, siendo asintomáticos a la hora de realizar la prueba, pero dos de ellos presentaron síntomas en los días posteriores mientras realizaban el aislamiento correspondiente.

Amplían el ingreso de viajeros argentinos

Mientras el Ministerio de Salud reiteró la recomendación de posponer los viajes programados y cerrar las fronteras terrestres para evitar el ingreso de la variante Delta, desde el Ejecutivo ampliaron la cantidad de ingresos al país de manera gradual, permitieron la llegada de hasta 7 mil argentinos durante la última semana de julio.

Hasta el momento, el ingreso se encuentra limitado en 600 plazas diarias para la llegada de argentinos, aunque la frontera sigue cerrada para el turismo. Además, se permitió el ingreso de dos buques semanales desde Uruguay con hasta el 50% de capacidad ocupada.

Aquellos que ingresen al país deberán presentar una prueba biología molecular negativa con 72 horas de antelación al viaje como máximo y tendrán que hacer un test similar al llegar. También es obligación realizar un aislamiento de siete días (según las indicaciones de cada jurisdicción) y deberán efectuar una prueba molecular al séptimo día desde el ingreso.

Quienes incumplan las normas sanitarias podrán ser denunciados penalmente de acuerdo a los artículos 205 y 239 del Código Penal, los cuales contemplan penas de seis meses a dos años de prisión y 15 días a un año, respectivamente.