Los avances tecnológicos buscan hacer más sencilla la vida de las personas y las aplicaciones llegaron para quedarse: desde trámites bancarios hasta consultar redes sociales, todo se puede hacer a través de una app descargada en el teléfono celular. Cada cuenta conlleva un perfil y, por lo tanto, una contraseña que proteja los datos de los usuarios. Sin embargo, esa clave puede ser débil o repetida y así perjudicar a la seguridad cibernética de ese perfil en particular.  

El Día Mundial de las Contraseñas se celebra cada primer jueves de mayo con el fin de visibilizar la importancia de ser cuidadosos al momento de exponer datos personales y de autenticar accesos tanto para uso personal como corporativo.

Según un Informe de Análisis de Seguridad y Uso de Gestores de Contraseñas de la UBA las personas administran sus credenciales de acceso con bajos niveles de protección: el 69% de los usuarios usa la misma contraseña para más de un servicio, mientras que el 51% de los encuestados no cambian las contraseñas o lo hacen solo si el sistema lo solicita. 

“La seguridad de las acciones en internet comienza con ejercicios tan simples como gestionar correctamente todas las contraseñas”, aseguró Pablo Lima, director de Ventas del Cono Sur de VU, compañía especializada en ciberseguridad y prevención de fraudes.

En ese sentido, Lima explicó que "una gran cantidad de consumidores comete errores como utilizar la misma combinación para todos sus accesos. Un tropiezo como este, se convierte en la llave maestra para ingresar a absolutamente todo lo relacionado con un individuo".

El peligro de una contraseña débil 

De acuerdo a la empresa VU, una clave fácilmente detectable puede derivar en el robo de identidad para realizar compras, sacar préstamos y duplicar tarjetas de crédito, entro otros fraudes.

Lo que generalmente sucede es el phishing, pruebas de combinaciones al azar o registradores de teclas, un sofisticado programa que reconoce y guarda pulsaciones del teclado para extraerlo hacia un servidor externo, ejemplificó la firma.

Seguridad cibernética: cómo proteger los datos 

Gestor de contraseñas: cómo mejorar la seguridad en 6 simples pasos 

1) Activar segundo factor autenticación. El uso de múltiples factores de autenticación para demostrar la identidad de los usuarios se basa en la premisa de que ninguna persona externa pueda acceder, por lo que se recomienda combinar la clave con una confirmación por huella dactilar o reconocimiento facial. 

2) Utilizar contraseñas robustas. Cambiar las contraseñas por default; evita datos básicos o una repetición consecutiva de números. Las contraseñas más fuertes son las alfanuméricas que también cuentan con mayúsculas y minúsculas intercaladas, signos, entre otros. Existen sitios como https://haveibeenpwned.com/ en el que se puede detectar si nuestra contraseña ha sido parte de un leak.

3) No repetir la misma contraseña en todos tus perfiles. Si alguna clave queda expuesta por algún incidente de seguridad y se trata de una clave que se utiliza en varios servicios, entonces el atacante tendrá acceso a todos los perfiles, cuentas u operaciones de la persona. 

4) Renovarlas periódicamente. Los motores de búsqueda que comúnmente son usados, se pueden actualizar las contraseñas con un solo clic, pero lo importante es renovarlas cada tres meses.

5) Usar registro de respaldo. Evitar almacenar todos los datos de acceso en el navegador, ya que su acceso es inmediato y ante un ataque o sustracción de dispositivo pueden ser fácilmente vulnerados.

6) No usar redes wifi-públicas. Aquellas que se encuentran en colectivos, aeropuertos, centros comerciales suelen ser inseguras y un medio para que los hackers roben contraseñas.