La justicia mendocina concedió prisión domiciliaria al puestero que estuvo prófugo y se entregó el lunes, tras el hallazgo de 34 cóndores muertos por envenenamiento en Los Molles, cerca del centro invernal Las Leñas, 420 kilómetros al sur de la capital de la provincia, informaron fuentes de la causa.

El beneficio le fue concedido a Ramón Navarro Rojas, de 67 años, quien se presentó con su abogada ante el titular de la Unidad Fiscal de Malargüe, Javier Giarol.

Tras el hallazgo de los cóndores y otros animales muertos, la policía allanó dos puestos en la zona de Los Molles y encontró carbofurano granulado, uno de los pesticidas de carbamato más tóxicos, que se comercializa mediante la marca Furadan y fue el que causó el envenenamiento.

La policía detuvo primero a Nivaldo Baigorria, un puestero de 65 al que por su estado de salud también le otorgaron prisión domiciliaria.

Rojas solicitó que se le conceda el mismo beneficio alegando que sufría ataques de pánico, ordenándose su detención en un domicilio local.