Una sucursal bancarias fue incendiada esta madrugada en el barrio porteño de Flores y los investigadores afirmaron que fue intencional, luego de divisar a dos sujetos encapuchados que arribaron al lugar y a los que trataban de identificar.

Fuentes policiales informaron que el siniestro se inició alrededor de las 5.33 en los cajeros automáticos de la entidad del Banco Santander Río de la calle Echeandia 2602.

Al lugar arribó en forma rápida el personal de la comisaría vecinal 7A de la Policía de la Ciudad y de Bomberos, que extinguieron en poco tiempo las llamas.

Posteriormente se procedió a realizar las pericias correspondientes, tanto en la zona del incendio como así también en el interior del banco, y allí se determinó que presuntamente había sido intencional.

Vecinos del barrio indicaron a la prensa que los cajeros automáticos de la sucursal carecían de billetes, lo que profundiza las dudas acerca del móvil del posible atentado y no el de robar el dinero que pudiera tener esos aparatos.

Los especialistas de bomberos señalaron que el siniestro se produjo por lo que se denomina como "llama libre", que consiste en rociar el lugar con un material combustible -en este caso sería nafta- y luego prenderlo con un encendedor, fósforo u otro elemento similar.

Los investigadores trataban de analizar las cámaras de seguridad tanto de la sucursal bancaria como la de las calles cercanas, con el objetivo de determinar el trayecto que los atacantes realizaron tanto al llegar como al escapar para conseguir alguna pista o poder ver si en algún momento aparecieron sin las capuchas con las que arribaron a esa entidad.

Por otra parte, se informó que esa sucursal bancaria permanecerá cerrada por los menos en el inicio de la semana, debido a que seguirán con las pericias y luego vendrá la reconstrucción del área de cajeros y las otras que resultaron afectadas.