Entre los diversos debates que se vienen dando en las últimas semanas en torno al surgimiento y devastadora expansión del coronavirus en el mundo, hay uno que no deja de ser sorprendente, a la vez que enriquecedor: el abierto entre dos filósofos, el esloveno Slavoj Zizek y el surcoreano Byung-Chul Han, sobre el impacto de la pandemia en el capitalismo.

Zizek, un reconocido nostálgico del comunismo (en consonancia con el lanzamiento su último libro, "Pandemic! COVID-19 shakes the world") considera que la actual crisis sanitaria pone en evidencia las debilidades de las democracias liberales, lo que a la larga tendrá un efecto político positivo."El dilema al que nos enfrentamos es: barbarie o alguna forma de comunismo reinventado ". Para el filósofo y cinéfilo, la pandemia tendrá el mismo efecto que el "Five Point Palm Exploding Heart" tiene en una escena clave de Kill Bill 2, reconocido film de Quentin Tarantino: la muerte del villano, en este caso, del capitalismo.

"Mi modesta opinión sobre la realidad es mucho más radical: la epidemia de coronavirus es una forma especial de Técnica del corazón explosivo en el sistema global capitalista, un síntoma de que no podemos seguir en el camino que hemos seguido hasta ahora, se necesita ese cambio", aseguró, y agregó: "Lo que hace a este ataque tan fascinante es el tiempo entre el golpe y la muerte en sí: Puedo tener una buena conversación mientras esté sentado y calmado, pero tengo claro que desde el momento que comience a caminar, mi corazón explotará y yo caeré muerto".

Para el también psicólogo "las epidemias de coronavirus no solo señalan el límite de la globalización del mercado, sino que también señalan el límite aún más fatal del populismo nacionalista que insiste en la soberanía estatal completa: íSe acabó "América (o quien sea) primero"! ya que Estados Unidos solo se puede salvar a través de la coordinación y colaboración global. Aquí no soy utópico, no apelo a una solidaridad idealizada entre las personas. Por el contrario, la crisis actual demuestra claramente cómo la solidaridad y la cooperación globales están en el interés de supervivencia de todos y cada uno de nosotros, cómo es la única cosa egoísta racional que se puede hacer. Y no se trata solo de coronavirus: la propia China sufrió una gigantesca gripe porcina hace meses, y ahora está amenazada por la posibilidad de una invasión de langostas. Y, como Owen Jones ha señalado, la crisis climática está matando a muchas más personas en todo el mundo que el coronavirus, pero no hay pánico al respecto".

Para el esloveno el desafío de esta crisis sanitaria global sólo se afrontará eficazmente desde las herramientas de estados-nación fuertes, basados en un pacto social clásico que proteja a los más vulnerables, y en ese marco sostiene que su "enfoque comunista" es la única manera de evitar una muerte masiva de ancianos y personas enfermas, los desfavorecidos del sistema.

Y si bien elogia la manera en que China gestionó la crisis, advierte sobre el cercenamiento de la libertad de expresión y sus peligros consecuentes. "La vieja lógica autoritaria de los comunistas en el poder también ha demostrado sus limitaciones. Un ejemplo es el miedo a llevar las malas noticias al público y a aquellos que están en el poder; eso hizo que se minimizaran los estudios. Por esa razón, aquellos que dieron las primeras noticias sobre el virus fueron arrestados", señala el autor de El sublime objeto de la ideología y Bienvenidos al desierto de lo real.

Pero el inconformista filósofo arremete también contra los medios de comunicación y sus coberturas sobre la pandemia. "Los medios nos lanzan repetidamente el mensaje de no caigas en el pánico y, a continuación, disponen una serie de datos que nos llevan necesariamente al pánico", señala Zizek.

Intercambio

La posición de Zizek en su novísimo ensayo se viralizó en las redes a toda velocidad, y provocó la inesperada y veloz respuesta del también filósofo surcoreano Byung-Chul Han: " i ek se equivoca. El virus no vencerá al capitalismo".

Nacido en Seúl en 1959 y residente en Berlín hace 35 años, el autor de "La sociedad del cansancio" publicó una columna sobre la crisis sanitaria en el diario español El País, titulada "La emergencia viral y el mundo del mañana". En ese texto contrasta las medidas adoptadas y los resultados dispares obtenidos en Asia y Europa, y contradice la profecía del filósofo esloveno sobre el efecto definitivo de la pandemia en el capitalismo.

" i ek afirma que el virus ha asestado al capitalismo un golpe mortal, y evoca un oscuro comunismo. Cree incluso que el virus podría hacer caer el régimen chino. i ek se equivoca. Nada de eso sucederá", dice Byung-Chul Han, para quien China, en todo caso "exhibirá la superioridad de su sistema aún con más orgullo. Y tras la pandemia, el capitalismo continuará aún con más pujanza", dice.

De todos modos y pese el contagio en el sistema financiero global, el coronavirus no logrará derribar al modelo económico, opina. "El virus no vencerá al capitalismo. La revolución viral no llegará a producirse. Ningún virus es capaz de hacer la revolución", afirma.

Profesor en la Universidad de Artes de Berlín, Byung-Chul Han contradice a i ek y su teoría de que con el covid-19 "otro virus ideológico, y mucho más beneficioso, se propagará y con suerte nos infectará: el virus de pensar en una sociedad alternativa, una sociedad más allá del estado-nación, una sociedad que se actualiza a sí misma en las formas de solidaridad y cooperación global".

El pensador coreano, autor de La agonía de Eros, no está de acuerdo. "El virus nos aísla e individualiza. No genera ningún sentimiento colectivo fuerte (à). La solidaridad consistente en guardar distancias mutuas no es una solidaridad que permita soñar con una sociedad distinta, más pacífica, más justa. No podemos dejar la revolución en manos del virus", asevera.

Con todo, Byung-Chul Han cree que el virus ha causado tanto temor porque el mundo había construido una sociedad abierta, global y permisiva, con un débil sistema inmune: "La globalización suprime todos estos umbrales inmunitarios para dar vía libre al capital", afirma. Crítico también del devenir del capitalismo, sus inequidades y excesos, Byung-Chul Han cree que el virus activó antiguos pánicos escondidos en el sistema mismo: "Probablemente el virus no sea más que la pequeña gota que ha colmado el vaso", especula.

"Somos NOSOTROS, PERSONAS dotadas de RAZÓN, quienes tenemos que repensar y restringir radicalmente el capitalismo destructivo, y también nuestra ilimitada y destructiva movilidad, para salvarnos a nosotros, para salvar el clima y nuestro bello planeta", concluyó el surcoreano.

Más notas de

Hector Medina

Argentina se suma a la agenda global contra la violencia y el acoso en el trabajo

Argentina se suma a la agenda global  contra la violencia y el acoso en el trabajo

“Necesitamos cambiar de raíz la Ley de Entidades Financieras y el negocio bancario”

“Necesitamos cambiar de raíz el negocio bancario”

Impuesto a la riqueza: el mundo discute nuevos tributos por la crisis económica global

Impuesto a la riqueza: el mundo discute nuevos tributos por la crisis económica global

"Hasta barras de clubes de fútbol estan colaborando en la emergencia por la pandemia"

"Hasta barras de clubes de fútbol estan colaborando en la emergencia"

Por el coronavirus, vuelve el debate sobre un ingreso universal

Por el coronavirus, vuelve el debate sobre un ingreso universal

Liderazgos femeninos, los más eficientes ante el coronavirus

Prime Minister of Iceland Katrin Jakobsdottir visits Berlin

La OIT llama a fortalecer la protección de los trabajadores en el mundo

La OIT llama a fortalecer la protección de los trabajadores en el mundo

Por coronavirus, el PBI mundial se contraerá 3% este año

Por la pandemia, la economía mundial se contraerá 3%

El FMI prevé una caída de 5,7% del PBI argentino y desempleo de 10,9% en 2020

Coronavirus: el FMI prevé una caída de casi 6% del PBI argentino

La violencia intrafamiliar y de género, una pandemia silenciosa que crece con el coronavirus

La violencia intrafamiliar y de género, una pandemia silenciosa