Las tecnologías ligadas a la inteligencia artificial se instalan y revolucionan cada vez más ámbitos. Desde el clásico ecommerce hasta usos inesperados en el mundo del arte. La vivienda y la vida doméstica no son la excepción. Nuevas herramientas cambian la vida de los vecinos y posibilitan mejoras en la sustentabilidad. Aunque el uso local es todavía incipiente, está creciendo. 

Las tecnologías más utilizadas en los edificios inteligentes se relacionan con inteligencia artificial y machine learning. Esto se puede implementar a distintas funcionalidades, por ejemplo: cámaras que permiten detectar personas y vehículos con claridad; riego automático basado en la humedad del suelo; sistemas para ahorrar energía eléctrica; apertura de portones con el celular, según describe un informe de ConsorcioAbierto, empresa de gestión de edificios y barrios cerrados.

Javier Pilotti, de Administración Vitro, coincide en que la tecnología permite traer soluciones a los problemas de las personas. "La mayor parte de las personas asocia todo lo que llamamos inteligente con tener algo conectado a internet que permite una gestión remota o a control remoto. Yo considero que va un paso más allá y que se relaciona con la capacidad de resolver un problema en forma autónoma. Por ejemplo, tener la iluminación conectada a un sistema remoto que defina prenderse o apagarse en función del clima. Lo mismo sucede en el caso de la calefacción, que pueda medir el consumo de agua caliente y regule la caldera en función de horarios de picos de consumo. En ambos casos, se generan ahorros al edificio", comenta Pilotti.

Y agrega otro ejemplo respecto a la inclusión de la tecnología en los ascensores: "Que analice donde tiene más llamadas, a qué hora tiene que estar en la planta baja, en el medio o arriba y automáticamente se programe para que a la tarde esté en planta baja para recibir a la gente. Hoy se puede programar que el ascensor esté arriba o abajo, pero la inteligencia sería que esa decisión la tome el ascensor en función de datos en tiempo real".

Desde Dahua Technology mencionan también los accesos contactless y, en cuanto a los estacionamientos, la lectura de patentes posibilita el reconocimiento ágil y preciso ante el ingreso o egreso de vehículos a un predio cerrado.

Aunque en Argentina todavía queda un largo camino hasta llegar a una edificación totalmente inteligente, algunos ya encontraron una mayor eficiencia en algunos aspectos a través de su uso. Por, ejemplo el uso de cámaras de videovigilancia con el objetivo de evitar delitos."El uso de cámaras con cierta inteligencia hoy ya se ve en Argentina y facilitan la vigilancia. Por ejemplo, toman la temperatura por el tema del Covid o también avisan si alguien ingresa fuera de un horario determinado a un sector del edificio, como por ejemplo la pileta", destaca Pilotti.

Si bien en Argentina, recién se está comenzando a utilizar la inteligencia artificial en los edificios, es un hecho que la transformación digital de las administraciones y de los consorcios está en marcha y se aceleró notablemente desde el inicio de la pandemia. Esta digitalización ya está generando ahorros en los costos de papel y de logística e implica una optimización de los tiempos al brindar procesos automatizados y centralizados en una única plataforma con el objetivo de que el día a día de los vecinos sea más simple, comentó Albano Laiuppa, CEO de ConsorcioAbierto. "Un edificio totalmente inteligente traerá sin duda un mayor abanico de beneficios a los vecinos que van desde la disminución de gastos, el ahorro de energía por iluminación y climatización adecuada, sistemas renovables y el cuidado del medio ambiente", concluye Laiuppa,