La crisis desatada por el coronavirus tuvo una contracara positiva en la baja de los accidentes de tránsito fatales en la Ciudad de Buenos Aires, que descendieron desde la segunda quincena de marzo por el aislamiento social obligatorio. En la Secretaría de Transporte y Obras Públicas porteña informaron que el último accidente con una víctima fatal en la ciudad ocurrió el 14 de marzo, el período más largo desde 2015.

El período suma 61 días sin accidentes fatales, cuando el anterior duró 55 días, y se registró entre el 17 de diciembre de 2015 al 10 de febrero de 2016.

Si se contrasta abril de 2020 respecto del mismo mes en 2019, los siniestros viales graves descendieron un 67%, la mortalidad vial bajo un 56% y la morbilidad vial retrocedió un 72%.

Además, durante abril de 2020 se registraron un 63% menos de infracciones por exceso de velocidad que en el mismo período del año anterior: 94.626 infracciones libradas en 2019, contra 34.737 infracciones durante 2020, informó la cartera de transporte porteña.

“El respeto por las normas de tránsito salva vidas y es una obligación siempre y en cualquier circunstancia. En un contexto como este, en el que el SAME orienta gran parte de sus esfuerzos a la lucha contra la pandemia, debemos ser más conscientes que nunca para evitar cualquier siniestro en las calles y prevenir su sobrecarga”, dijo Juan José Mendez, secretario de Transporte y Obras Públicas de la Ciudad de Buenos Aires.

Según estadísticas de la seguridad vial porteña de 2018, el 44% de las personas que perdieron la vida en siniestros viales eran peatones, seguidos por motociclistas, 38%, y un 13 % eran ocupantes de automóviles.

También informaron que los siniestros mortales entre colectivos y peatones son el tipo más prevalente entre los accidentes.

Bajaron los siniestros viales en el país

A nivel nacional, el último reporte semanal de siniestralidad de Seguridad Vial del Ministerio de Transporte de la Nación, del 13 de abril al 3 de mayo, reportó 54 siniestros fatales con un total de 61 víctimas (50 hombres y 11 mujeres), de ellas, 31 en motovehículos y 30 en otras vías de transporte.

Por su parte, un informe del Instituto de Seguridad y Educación Vial (ISEV) corroboró que “las tasas de siniestralidad vial descendieron a partir de la segunda quincena de marzo con la obligatoriedad del aislamiento social y la cuarentena”.

En la comparación interanual, con marzo de 2019, la siniestralidad vial grave (hechos con al menos un fracturado) descendió un 13,2% el mes pasado; la mortalidad vial cayó un 30,7%, y la morbilidad vial (pondera los lesionados graves por siniestros viales), retrocedió un 32%.

Por otra parte, la relación, muerto por siniestro vial grave, que permite establecer la gravedad o “virulencia” del siniestro vial, avanzó de 0,29 a 0,39 muertes por cada siniestro vial grave.

Por su parte, la mortalidad y la morbilidad vial habían registrado bajas superiores al 30%.

La opinión de Madres del Dolor

“Mientras duró la cuarentena tan cerrada, que tuvimos en la Argentina, fue importante ver la disminución de hechos viales que se registraron, pero mi preocupación es qué va a pasar ahora que se empiece a abrir”, dijo a Télam, Viviam Perrone, de Madres del Dolor y del Observatorio de víctimas.

Perrone lamentó que hace un par de fines de semana atrás, ni bien comenzaron a liberarse un poco los controles, volvió a escuchar picadas sobre la Autopista Panamericana.

No queremos que las camas de los hospitales vuelvan a llenarse de casos de hechos viales ya que esperamos que los médicos, enfermeros y otros profesionales de la salud estén disponibles para atender los casos de la pandemia”, señaló Perrone.

La madre de Kevin Sedano, atropellado en Olivos en mayo de 2002, señaló -por último- que “así como nos respetamos y cuidamos entre todos durante la cuarentena, de igual manera tenemos que seguir haciéndolo por los hechos viales ya que siguen siendo la mayor causa de muertes en la Argentina con 20 hechos fatales por día”.