El Gobierno nacional, a través del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, confirmó este lunes que en la segunda etapa de la cuarentena se va a trabajar en "un aislamiento barrial" en las villas y los conglomerados populares.

"Lo que hace la cuarentena es exponer algo que claramente todos conocemos y algunos sectores ahora visualizan. En una segunda etapa del aislamiento vamos a trabajar en un aislamiento barrial", explicó la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa.

Organizaciones sociales y medios de comuncación especializados, como la revista La Garganta Poderosa, denunciaron situaciones de violencia, por lo que Bielsa aseguró que "estamos tomando todos los protocolos de cuidado que tenemos que tener en un lugar en el que sabemos que el aislamiento no es el mismo que se puede producir en nuestras casas", subrayó en realación a la cuarentena en los barrios populares.

Además, manifestó que desde el ministerio van a "mejorar las casas de las villas pero sin hacer una movilización masiva".

Por último, María Eugenia Bielsa consideró que "congelar alquileres fue una buena decisión".

En los barrios la situación es alarmante por las condiciones de las viviendas. Según La Garganta Poderosa, "el coronavirus llegó para sumarse a las demás epidemias que venían azotando a las villas con impunidad: el riesgo eléctrico, la precariedad, esos cables asesinos que no por mala suerte fueron causal de muerte, los incendios, la desocupación en la batalla, la desnutrición que trae déficit de talla, la narcopolicía, los pobricidios, la trata del terror, los femicidios con silenciador… Una infinidad de epidemias que no supieron infectar a toda toda toda la sociedad: hay que frenar la pandemia de la desigualdad".

Pese a todo, continúan abiertos los comedoeres populares y se organizarons ambleas barriales que despliegan sus propias postas de salud. Para evitar la violencia policial, además, hay lista de vecinos alertas en cada sector del barrio, que mantienen entre sí las comunicaciones permanentes para monitorear el trabajo de los agentes.