Este lunes comienza una nueva etapa de la cuarentena por coronavirus en Argentina, con ciertas áreas que pueden reactivar parte de la economía pero continúan en fase 3, mientras que el resto del país avanzó a la fase 5. Sin embargo, el Ministerio de Salud pidió a las provincias y departamentos que tienen pocos o ningún caso que "no bajen la guardia", ya que por migración interna y circulación de personas podrían surgir nuevos brotes.

Además, destacaron que el crecimiento de infecciones e internaciones logró cierta estabilidad, aunque ambos indicadores siguen con un aumento sostenido. Incluso, la ocupación de camas de terapia intensiva se da por contagios que tuvieron lugar hace alrededor de 20 días, y sugirieron que ante una situación peor Argentina podría volver atrás, ya que "el mundo está aprendiendo a abrir, ver la evolución y cerrar si hace falta".

Hay 842 personas internadas en terapia intensiva, 91% de las cuales están en Capital Federal y provincia de Buenos Aires. La ocupación de camas de cuidados críticos sigue en aumento en el Área Metropolitana de Buenos Aires y ya alcanza el 65%, mientras que a nivel país el porcentaje es de 54,6%.

Este crecimiento de las internaciones y la caída de las unidades de terapia intensiva disponibles para cualquier paciente (no sólo de coronavirus) es "a expensas de una mayor tensión en la Ciudad de Buenos Aires y fundamentalmente del sector privado", remarcó la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.

La funcionaria explicó que en las salas de terapia intensiva se están viendo a "personas que han tenido la infección hace más de 14 días", mientras que "el momento más común para las complicaciones" que pueden llevar a cuidados críticos "es a los siete días de evolución", por lo que este aumento de internaciones corresponde a "alrededor de 20 días atrás".

"Cada acción que tomemos en el día de hoy lo vamos a ver alrededor de 20 días adelante en lo que significa la ocupación de terapia intensiva", enfatizó Vizzotti, y recalcó "la importancia de cada acción y medida para poder tener un impacto positivo más adelante".

Respecto a quienes se recuperaron, "sigue estable el porcentaje", ya que 44% del total de casos confirmados recibieron el alta.

Desde el Ministerio de Salud subrayaron la preocupación respecto a la presencia del virus en todas las provincias y que en las últimas dos semanas todas ellas hayan presentado casos nuevos, mientras que se están dando brotes en ciudades o municipios donde no había pacientes de Covid.

Vizzotti indicó que "la migración interna, el tránsito de las personas, la dinámica de transmisión del virus" hacen que haya una "nueva situación de transmisión por brote" en provincias y departamentos que no habían tenido casos o lugares que habían controlado los brotes que surgieron por conglomerados.

"Siempre tenemos que seguir enfatizando la diferencia epidemiológica en el país. Hay áreas con transmisión sostenida donde el esfuerzo tiene que aumentarse todavía: la provincia de Jujuy, el departamento de San Fernando en Chaco, el Área Metropolitana de Buenos Aires", detalló.

Mientras, el resto del país avanza con una normativa de distanciamiento social, preventivo y obligatorio, "heterogénea también, con departamentos sin casos, otros con brotes o con números de casos más importantes".

En este marco, advirtió que las provincias sin o con pocos casos "no deben bajar la guardia" por pensar que "ya no va a haber casos". "Uno empieza a tener reuniones, y si no tienen las recomendaciones de distanciamiento, en el caso de que ingrese una persona con el virus es una situación de máximo riesgo", sostuvo.

"El virus se transmite con las personas. A mayor circulación es más posible que llegue a alguna de esas regiones. La recomendación más importante para las 24 jurisdicciones, sobre todo para las que no tienen transmisión comunitaria y los departamentos que no han tenido casos es pensar que este es un momento en que tenemos que tener el máximo cuidado", ratificó.

Sobre esta línea, Vizzotti recordó que en el mundo también hay diferentes situaciones con respecto al virus y muchos países ganaron experiencia a la hora de tratar con él. "Estamos viendo que países que están unas semanas adelante en la epidemia están volviendo para atrás en algunas medidas que han tomado. El mundo está aprendiendo a abrir, ver la evolución y cerrar si hace falta", planteó.

En Argentina "la aceleración del número de infecciones está en un ascenso más lento. El número de nuevos ingresos a terapia intensiva también se ha alentecido. Tenemos que ver cómo evoluciona. Esta semana es clave en función de la responsabilidad individual", insistió.

El total de personas con coronavirus en Argentina es de 126.755, de las cuales ya se recuperaron 55.913, mientras que 2.281 murieron, por lo que 68.561 continúan con la infección en curso.

De las personas afectadas, sólo 0,9% llegaron al país enfermas desde el exterior; 31,7% se contagió por mantener contacto estrecho con otro paciente confirmado, y el 50,2% contrajeron Covid-19 por circulación comunitaria, con lo cual no se puede rastrear cómo fue la transmisión. El resto se encuentra en investigación epidemiológica.

Desde anoche se registraron 21 nuevas muertes. 17 hombres, 6 de 61, 74, 86, 80, 51 y 70 años, residentes en la provincia de Buenos Aires; 9 de 86, 78, 78, 89, 61, 51, 83, 85 y 62 años, residentes en la Ciudad de Buenos Aires (CABA); uno de 82 años, residente en la provincia de Chaco; uno de 87 años, residente en la provincia de Río Negro; y 4 mujeres de 74, 61, 64 y 67 años, residentes en la provincia de Buenos Aires.