La cuarentena por el coronavirus en Argentina pasó desde este lunes a una etapa de mayor apertura en el marco de una situación epidemiológica dinámica, que es distinta en cada región. En este marco, el Ministerio de Salud remarcó que "la pandemia no pasó" y pidió "empatía y solidaridad" a la población, ya que aún "hay mucho por hacer" antes de relajar las medidas de prevención, las cuales habrá que mantener "por un tiempo largo".

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, dio un mensaje "para quienes piensan que esto ya pasó y que podemos tener una vida como la que teníamos el 19 de marzo": "La pandemia no pasó; no pasó en el AMBA, no pasó en la Argentina, no pasó en el mundo", enfatizó.

"Estamos día a día transitando una situación inédita, en la cual cada vez es más importante cumplir las recomendaciones, que los estados nacionales, provinciales y municipales tomen medidas, trabajen en conjunto, y que la población entienda el rol y la responsabilidad que tiene", describió la funcionaria.

Al respecto, agregó para "quienes piensen que ya tampoco hay mucho por hacer" que "sí, hay mucho por hacer" porque "estamos en un momento importante".

"Tenemos una de las tasas de letalidad más bajas de la región, no hemos tenido los picos que tuvieron otros países que han desbordado sus sistemas de salud. Nuestro sistema de salud está pudiendo dar respuesta, y lo mucho que hay para hacer es seguir trabajando para que nuestro sistema de salud siga dando respuesta y podamos seguir sosteniendo la tasa de letalidad baja. Eso se llama solidaridad", recordó Vizzotti.

Por eso, pidió que "quienes estamos realizando actividades autorizadas tengamos el máximo cuidado no solamente para no infectarnos, sino para no transmitirselo a alguien que pueda tener complicaciones", en lo que describió como una "solidaridad intergeneracional".

"Tenemos que tener empatía con quien está en aislamiento, con quien tiene la infección, no culpabilizar a quien se infecta. Tenemos que tener constancia. El mundo avanza en dar un paso y ver cómo funciona. Tenemos que adaptarnos a tener cuidados que antes no teníamos, que tenemos que tener, y que los vamos a tener por un tiempo largo. Esto no pasó y hay mucho por hacer", subrayó.

Los casos de coronavirus en Argentina alcanzan un total de 136.118, de los cuales 2.506 son personas que fallecieron y 60.531 se recuperaron, por lo que 73.081 tienen la infección en curso.

Hay 890 pacientes con Covid-19 confirmado internados en terapia intensiva, número que continúa en aumento. De ellos, el 89% se encuentra en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), en donde el 65,4% de las camas de cuidados críticos de están ocupadas por cualquier causa, indicador que también sigue en suba.

La mayor tensión en cuanto a internaciones se vive en la Ciudad de Buenos Aires, en particular en el sector privado. Mientras tanto, el porcentaje de ocupación de las camas de terapia es de 55% a nivel nacional.

Sólo 1,8% de las personas enfermas con Covid murieron, dato que se mantiene estable desde hace varios días, y casi el 45% de quienes tuvieron la infección recibieron el alta.

La Argentina se encuentra en una situación epidemiológica dinámica y diversa, en la que algunos distritos pocos o ningún caso, mientras que en otros comienza a haber una "circulación comunitaria extendida", como en Jujuy, indicó Vizzotti.

También hay lugares "que han tenido brotes y los han podido controlar, como la ciudad de Rosario o la provincia de Córdoba, que nuevamente están presentado casos", y las provincias de Neuquén y Río Negro, "que si bien todavía tienen en algunos departamentos circulación comunitaria, han logrado estabilizar los casos".

Mientras tanto, la Ciudad de Buenos Aires y los 35 municipios que componen el conurbano bonaerense siguen con "una transmisión comunitaria intensa".