El papa Francisco pidió disculpas por el incidente que tuvo en la Plaza San Pedro, cuando con un golpe retiró de forma brusca la mano de una fiel que buscaba hablarle. "Yo mismo pierdo la paciencia y, por eso pido disculpas por el mal ejemplo", planteó el pontífice al rezar el Ángelus, frente a más de 30.000 fieles que lo siguieron desde Plaza San Pedro.

Pasadas las 18 horas del martes, luego de celebrar el Te Deum y visitar el pesebre ubicado en medio de la plaza vaticana, Jorge Bergoglio, con el rostro visiblemente enojado, retiró de forma brusca la mano de una fiel que lo tironeó de la mano para acercarlo al espacio dispuesto para el público.

"Ayer por la tarde concluimos el año 2019 dando gracias a Dios por el don del tiempo y por todos sus beneficios. Hoy comenzamos el año 2020 con la misma actitud de gratitud y elogio", planteó  el Papa, tras celebrar su primera misa del año en la que hizo una encendida crítica a "toda violencia" contra las mujeres.

Cómo fue la reacción