En la mañana de este lunes, la línea Sarmiento de trenes, que une Moreno con Once, permaneció interrumpida por más de seis horas a causa del posible contagio de coronavirus (Covid-19) de dos guardias, lo que ocasionó demoras y trastornos a miles de pasajeros que se trasladaban desde el oeste del Gran Buenos Aires a la Capital Federal.

El servicio permaneció interrumpido desde el inicio hasta cerca de la 11:00, hora hasta la cual se vieron interminables colas en la zona de Liniers y en otras estaciones del recorrido del concurrido ramal. .

A partir de ese momento, el servicio comenzó a restablecerse en forma paulatina.

"La interrupción del servicio había sido originada porque dos trabajadores tuvieron contacto con una persona que posee Covid- 19 y comenzaron a manifestar síntomas. A raíz de ello, fue necesario aislar a 37 empleados que mantuvieron contacto estrecho con los guardas afectados", informó este lunes Trenes Argentinos Operaciones.

"La cantidad de personal que ha sido alcanzado por la medida, imposibilitó asegurar la normal prestación del servicio durante las primeras horas de la mañana de este lunes", agregó la empresa en un comunicado de prensa.

Antes, una hora después de la habitual hora en la que tendrían que haber comenzado a circular los trenes, se había comunicado que el servicio se encontraba "interrumpido debido a un caso sospechoso de Covid-19 en un guardatren que tiene síntomas compatibles con la enfermedad y estuvo en contacto estrecho con otros guardas".

Por la tarde, el Ministerio de Transporte de la Nación dispuso de 33 colectivos de doble piso en estaciones de los ferrocarriles Roca, Sarmiento y San Martín para reforzar la oferta de traslado de pasajeros en la vuelta a los hogares.

Durante la hora pico vespertina de este lunes, en la cabecera de Constitución del tren Roca se destinaron tres micros, siete en la estación Liniers y 15 en la terminal de Once del Sarmiento, y ocho en la estación Palermo del tren San Martín.

Los colectivos quedarán a disposición este lunes y martes en caso de que haya imprevistos y que sea necesario complementar el servicio ferroviario de pasajeros.

En el tren Sarmiento, la línea que une la zona oeste del conurbano bonaerense con la Capital Federal, no arrancó el servicio a las 6:00 de la mañana como estaba previsto para este lunes.

A esa hora, desde las redes sociales, pasajeros ya señalaban que las estaciones, desde Moreno hasta Once, se encontraban repletas de gente esperando por los trenes y que por los parlantes se anunciaba que el servicio permanecía interrumpido por "medidas gremiales".

La postal de la mañana del lunes en las principales estaciones del tren Sarmiento fue la de miles de pasajeros tratando de conseguir un medio de transporte para llegar a la Capital Federal para viajar en medio de las restricciones por la el aislamiento obligatorio por la pandemia del coronavirus.

Sobre la avenida Rivadavia, tanto en las estaciones Merlo y Liniers, como en la cabecera Moreno, se registraban largas colas de personas a la espera de poder conseguir un medio de transporte.

El servicio público más barato después del tren es el colectivo, mientras que las combis entre las estaciones Merlo y Liniers hasta Once cuestan entre 200 y 250 pesos.

Previo al 20 de marzo, día en que comenzó a regir la cuarentena obligatoria, viajaban en todas las líneas alrededor de 1.200.000 pasajeros por día. En el horario pico en el Tren Sarmiento, de 565 lugares que tiene el tren, viajaban antes de esa fecha aproximadamente 1900 personas. Desde Trenes Argentinos aseguran que actualmente ese número bajó a 300.000 pasajeros, un 25% de la capacidad previa.

El comunicado oficial