La noticia de que un baby shower clandestino celebrado el sábado de la semana pasada en Necochea dejó seis nuevos casos positivos de coronavirus en el municipio llevó a que muchos de sus habitantes presionaran para saber públicamente los nombres de los participantes. 

Hasta ese momento, hacía casi 60 días que el partido no presentaba nuevos casos de Covid-19 y las autoridades locales habían dispuesto una flexibilización de algunas actividades, como una ampliación de los horarios de atención comercial.

Ahora, Necochea volvió a fase 1 y suspendió toda apertura de actividades comerciales, profesionales y recreativas.

En este contexto, la presión social por conocer las identidades de los contagiados llegó al punto de que el intendente local, Arturo Rojas, pidió a los vecinos en una conferencia de prensa el jueves último que "no estigmaticemos a las personas que hoy tienen Covid positivo" ya que "ese escrache social hace que la persona tenga más angustia por lo que está pasando en las redes sociales que por la propia enfermedad".

El medio necochense Cuatro Vientos, que siguió de cerca el caso, constató además los efectos negativos del escrache. Según afirmó, las autoridades locales explicaron que es importante no mencionar los nombres de los contagiados para que el escarnio público no los intimide, ya que de ese modo "puede que omitan ciertos detalles vitales para realizarles un seguimiento al avance de la infección".

Por ejemplo, afirma el portal, la "catarata de insultos recibidos" en las redes sociales "hizo que los primeros relatos ni siquiera contaran la cantidad real de personas participantes del convite".

De esta forma, la propagación de la información por vías no oficiales puede dar lugar a que se introduzcan "elementos distorsivos a los relatos", concluye el medio.

Además, el impedimento para conocer públicamente los nombres de los nuevos casos positivos es también legal.

Según afirmaron a BAE Negocios en el Ministerio de Salud de la Nación, "la ley 25.236, de protección de datos personales, impide dar información que permita identificar a las personas infectadas", y rige "por esta y todas las enfermedades de notificación obligatoria".

Como afirmó el periodista de Necochea Digital Osmar Ciotti en sus redes sociales, "escrachar a los infectados no va a retrotraer la situación al miércoles, cuando no había contagiados y se respiraba cierto aire triunfal". "El gravísimo error de un grupo de personas nos pone a prueba como sociedad", añadió.