Luego de una jornada intensa en la Casa Rosada, donde decenas de fanáticos invadieran la sede para intentar acercarse al féretro de Diego Maradona, situación que derivó en forcejeos con personal de Seguridad, heridos, gas pimienta que inundó gran parte del recinto y la familia Maradona asustada; el féretro se trasladó al cementerio de Bella Vista donde será enterrado. 

Después de los incidentes, las autoridades y la familia acordaron dar por finalizado el velorio y, luego de unos momentos a cajón abierto para la despedida final de la familia, el auto fúnebre salió con el féretro por la parte trasera de la Casa Rosada y se dirigió a la Autopista 25 de Mayo por la avenida Paseo Colón.

En la autopista, miles de fanáticos se subieron al asfalto para despedir al ídolo popular. El auto fúnebre avanzó rápidamente entre bocinazos, cánticos, banderas y miles de personas que lo vieron pasar desde las calles, terrazas, balcones, puentes y desde la misma autopista para mirar por última vez a Maradona. 

La despedida a Diego Maradona

Las horas previas al cortejo fúnebre 

En medio de las escenas de tensión y tras el ingreso sin control a Casa Rosada, se decidió retirar el féretro de Diego Maradona del salón donde se realizaba el velorio. Además, se cortó el ingreso a la sede gubernamental, con el objetivo de intentar controlar una situación que se tornó absurda al punto que corrieron rumores de que los restos del jugador más importante de la historia del fútbol podrían ser trasladados en un helicóptero.

Sin embargo, a las 16:45 ingresó el auto fúnebre a la Casa Rosada, y existía incertidumbre sobre si se adelantaría el cortejo debido a los incidentes. Algo que fue confirmado minutos después de las 17. El ingreso de visitantes ya permanecía cerrado y el presidente Alberto Fernández estaba junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la familia de Maradona en la casa de Gobierno, protegidos por custodia policial. 

Según trascendió, primó la idea de la familia del astro argentino para que no continuara el velatorio abierto al público, lo que la agencia NA confirmó a las 17:06.

Hasta entonces estaban en discusión tres ideas: que continúe el velorio como comenzó, que continúe únicamente con la familia o que se realice el cortejo fúnebre. La primera opción fue descartada cuando comenzaron los incidentes, ya que el salón donde comenzó el velorio esta mañana fue desmontado y, en caso de decidir reanudarlo, deberían montar todas las estructuras nuevamente. 

Por otra parte, fuentes oficiales confirmaron que le fue ofrecido a la familia la posibilidad de trasladar el cuerpo de Maradona en helicóptero hacia Bellavista, y de esta manera evitar posibles incidentes en el cortejo o en la Casa Rosada

Hasta hace unas horas, la idea era que el velorio siguiera hasta las 19, horario que ya era una extensión de la idea original, que planeaba finalizar a las 16. Sin embargo, ante la gran cantidad de gente que se presentó a despedir al astro argentino, la familia accedió a extender por tres horas el evento.

El cortejo fúnebre con el cuerpo de Diego Armando Maradona partiría a las 19 horas desde la Casa Rosada y transitaría por la avenida 9 de julio hasta la subida de la autopista 25 de mayo Acceso Oeste, para las personas que vinieron a despedirse del ídolo argentino y no pudieron acceder a la capilla ardiente le den el último adios.

Sin embargo, los incidentes en la Casa Rosada, los desbordes y el caos en los alrededores y la acumulación de público dentro de un patio de la Casa de Gobierno, el féretro fue retirado de la capilla ardiente y llevado al Salón de Pueblos Originarios, donde se realizó en la madrugada la ceremonia privada. Las puertas permanecen cerradas para el ingreso y las autoridades evalúan alternativas para retirar el cuerpo.

Nadie pensó en la pandemia de coronavirus (Covid-19) y el funeral se organizó tal como si Argentina, como el resto del mundo, no estuviera sufriendo una calamidad sanitaria. No se pensaron alternativas, como la posibilidad de que hubiera un cortejo que recorriera grandes extensiones de la Ciudad, como para que los vecinos pudieran participar de la despedida sin necesidad de amontonarse o tirando flores desde sus balcones.

Incidentes en Casa Rosada y la 9 de julio

La Policía lanzó esta tarde gases lacrimógenos dentro de Casa Rosada para contener a la gente que invadió el velatorio de Diego Armando Maradona. Los gases se sentían en gran parte de la sede gubernamental, incluida la Sala de Periodistas.

En un primer momento personal de seguridad retiró a Claudia Villafañe y sus hijas Dalma y Gianina Maradona por preocupación, pero luego la situación volvió a calmarse y la hija mayor del ex futbolista regresó a las cercanías del féretro.

Un miembro de la seguridad de la Casa Rosada que intentó contener las vallas sufrió un corte sangrante en la frente. Numerosos hinchas accedieron a lugares de la Casa de Gobierno que estaban restringidos al público e inclusive algunos se refrescaron en las fuentes del patio interno.

En la intersección de Avenida de Mayo y 9 de Julio efectivos de la Policía de la Ciudad lanzaban gases y balas de goma contra los hinchas, que respondían con piedras y botellas. 

Dentro de la Casa Rosada, en tanto, una estampida de gente inédita provocó el susto de la familia Maradona y se optó por terminar con el homenaje que habrá quedado trunco por toda la historia.