El coleccionista de objetos nazi, Carlos Olivares, irá a juicio oral y público junto a sus cuatro hermanos, acusados de formar una "asociación ilícita que contrabandeaba piezas arqueológicas y paleontológicas del patrimonio cultural", informó el fiscal de la causa Emilio Guerberoff.

"Todos los Olivares acusados están elevados a juicio", precisó el fiscal en declaraciones al canal de noticias TN y explicó que se están haciendo peritajes para comprobar la veracidad de la decena de objetos de simbología nazi, que "serían mitad réplicas y la otra mitad originales según los informes preliminares".

Carlos Olivares está acusado de ser el jefe de la asociación ilícita que traía los objetos de Europa, Asia y África por el aeropuerto de Ezeiza pagando sobornos al personal aduanero de hasta 600 dolares por bulto, aseguró Guerberoff según la pesquisa. Queda pendiente de la elevación a juicio de un personal aduanero, pero va a ser inminente, adelantó el fiscal y aseguró que en la investigación se pudo verificar que había una red en el control de Ezeiza que facilitó la entrada de diversos productos.

La causa fue iniciada a mediados del año pasado por del Departamento de Protección del Patrimonio Cultural, que derivó en los allanamiento en el domicilio de Olivares en Beccar y sus locales de antigüedades en Olivos. Allí se encontraron esculturas con simbología nazi, obras asiáticas y egipcias, junto a fósiles. En el material del nazismo se destaca una escultura del águila imperial, símbolos utilizados por el Tercer Reich y un busto de Adolf Hitler, de procedencia ilegal y hallados detrás de una pared falsa.