Al oeste de la Provincia de Buenos Aires, mucho más cerca de Santa Rosa que de La Plata, se encuentra el distrito de Adolfo Alsina. Era el único territorio de la provincia donde no había ni un solo caso de coronavirus en los 8 meses que pasaron desde el 3 de marzo cuando se registró el primer caso, pero el jueves se confirmó el primer contagio y el viernes un segundo.

A través de un test rápido, un trabajador con síntomas leves fue confirmado con Covid-19 positivo, lo que derivó en medidas de aislamiento más restrictivas. Este municipio se encontraba en “Fase 5”, como todos los partidos de Buenos Aires que no poseen circulación comunitaria o registran un crecimiento leve de los casos.

Alsina tiene 22.000 habitantes, su ciudad cabecera es Carhué y en su territorio posee el atractivo turístico de Epecuén, una laguna salada que dejó en ruinas la ciudad y hoy es un destino que impacta.

"Es un 50% de suerte y otro 50% de compromiso de la comunidad" había afirmado su intendente, Javier Andrés en una nota la semana pasada. Aclaró: "Yo digo 50% de suerte porque tampoco es que hemos tomado decisiones muy diferentes a las demás localidades de los distritos de la región que nos rodean”.

Los casos se dieron en la localidad de Rivera, en el centro oeste del partido. En esa ciudad, desde este fin de semana se necesitará Permiso de Circulación y se prohibieron todas las actividades sociales, deportivas y se cerraron gimnasios y bares, decisión similar a la de marzo, pero en octubre.

La municipalidad lleva adelante un rastreo y aislamiento de contactos estrechos para que estos dos casos no disparen una situación más compleja. Aún no detectaron el paciente cero dentro del distrito, por lo que esperan hacerlo en los 14 días del retorno a Fase 1.

En Alsina se mantiene el estricto protocolo para ingresar: “si van a realizar una noche en Carhué provenientes de ciudades donde hay circulación deben hacer aislamiento de 14 días, y el permiso no solo se le pide a los que ingresan, sino también a los que salen" afirmó el intendente.