Una ciudad de América del Sur con 45.000 habiatantes registró una caída cercana al 95% de muertes por coronavirus y una importante baja de casos tras un exitoso experimento.

Se trata de la localidad de Serrana, ubicada al sureste de Brasil, y todo fue gracias a una campaña de vacunación masiva a todos los adultos con la fórmula de origen chino CoronaVac, según informaron los investigadores que estudiaron el caso.

Además, las personas que no quisieron recibir la vacuna también lograron la protección por la menor circulación del coronavirus en la región.

Gracias a la investigación, los especialistas detectaron que la pandemia puede ser controlada si el 75% de las personas fueron vacunadas y remarca la importancia de este éxito de la ciencia, según informó el sitio BBC.

Este experimento fue el primero en el mundo, según explicaron los autoresy fue realizado en un momento critico para Brasil, ya que es uno de los países más afectados en el mundo por la pandemia de coronavirus.

Cómo fue el experimento 

Entre febrero y abril en el interior del estado de Sao Paulo el Instituto Butantan que produce la vacuna CoronaVac del laboratorio chino Sinovac Biotech dividió la ciudad en cuatro áreas.

Los investigadores explicaron que el objetivo final se consiguió luego de que tres de esas áreas, o alrededor del 75% de la población por encima de los 18 años, hubieran recibieron la vacunación completa, es decir, con las dos dosis.

Con el 95% de los adultos vacunados completamente, se produjeron los siguientes resultados:

  • Hubo 95% menos de muertes
  • Cayeron un 86% las personas hospitalizadas
  • Descendieron un 80% los casos sintomáticos

No obstante, Ricardo Palacios, director de investigación en Butantan, explicó que la cifra clave del estudio fue el 75%: "El resultado más importante es que podemos controlar la pandemia sin tener que vacunar a toda la población".

El especialista además dijo que no fueron vacunados una gran cantidad de niños por lo que, en su opinión, no habrá necesidad de inocular a menores para que abran las escuelas.

Serrana, a unos 315 km de Sao Paulo, está rodeada de ciudades que están luchando por el alto número contagios, como Ribeirao Petro, a 24 kilómetros y en medio de un confinamiento para sus 700.000 habitantes.