El Día Internacional del Trabajador, que se celebra el 1° de mayo llega con la consolidación de los cambios bajo los efectos de la pandemia que lleva más de un año de restricciones en Argentina y con diferentes temperamentos en los países de la región, y que provocaron un reenfoque sobre las prioridades. De acuerdo con un relevamiento global de la consultora Randstad, a nivel regional, los trabajadores de México son los que manifiestan estar más satisfechos con sus empleos, con el 84%. En orden decreciente, le siguen los trabajadores de Brasil, con el 77%, y, en último lugar, se ubican los trabajadores de Chile y de Argentina, con el 72%.

En el top cinco de satisfacción se destaca la India, ya que el 89% de sus trabajadores indicó estar satisfecho con su actual empleo, seguida por el 84% de los trabajadores de México y el 80% de los empleados de Noruega, Dinamarca y Turquía.

En el otro extremo, en la lista de los cinco países con menor nivel de satisfacción aparece Japón, donde solo el 50% de sus trabajadores respondió estar satisfecho con su trabajo, seguido muy de cerca por Hong Kong (51%), Hungría (62%), Singapur (63%) y República Checa (67%).

Sobre estos resultados, Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay, sostuvo: "La pandemia sacudió también las bases del mundo del trabajo. Muchos factores que antes de la aparición del coronavirus se consideraban relevantes a la hora de analizar una oferta laboral o evaluar el atractivo de una marca empleadora, de pronto ya no resultan prioritarios y otros factores surgen como indispensables. Esta reconfiguración, que aún está en proceso, incide sobre el nivel de satisfacción de los trabajadores y la valoración que hacen de su actual empleador".

En busca del trabajo ideal

Aún con niveles altos de satisfacción como los relevados por Randstad en la mayoría de los países, la dinámica natural del mercado laboral y la búsqueda de nuevos desafíos propia de las nuevas generaciones hacen que los niveles de rotación se mantengan igualmente altos, aun cuando la demanda está fuertemente condicionada por la crisis económica derivada de la pandemia. Así, del último relevamiento local realizado por Randstad surge que el 51% de las candidatos que están en búsqueda activa de un nuevo empleo está compuesto por personas que tienen actualmente trabajo y buscan una mejora en su carrera.

En este sentido, el 71% de los argentinos indicó que siente alguna o mucha necesidad de realizar algo completamente diferente a lo que hace en su trabajo y el 30%, de poder elegir, quisiera un cambio total; es decir, encontrar un trabajo distinto y un empleador diferente. En la misma línea, el 34% de los consultados se inclina por un cambio de empleador pero haciendo un trabajo similar al actual y el 43% desearía desempeñar una labor diferente con su empleador actual.

"En un contexto tan cambiante, en el que el bienestar emocional de los trabajadores se ha vuelto parte central de la responsabilidad de las empresas, el desafío de las organizaciones será poder generar condiciones de desarrollo y desafíos profesionales para mantener motivados y comprometidos a los colaboradores, aún en un contexto en el que seguiremos conviviendo con altos niveles de incertidumbre", agregó Ávila.

Entre las características del trabajo ideal para los argentinos, de acuerdo con las investigaciones periódicas de Randstad, se privilegia un buen salario y también un buen clima laboral, factor que crece año a año.