El arranque de la etapa de cuarentena estricta que rige en la zona del AMBA no puede ser evaluada aun en referencia a la curva de contagios de coronavirus. Pero sí puede mensurarse en relación a la circulación de personas en la zona. Los números se achicaron exactamente según las expectativas planteadas por el ministro de Transporte, Mario Meoni, cuando se anunció la actual etapa de aislamiento.

En los últimos 3 días hábiles, los primeros tres del nuevo período, circularon un promedio de 753.367 usuarios de transporte público en el Área Metropolitana de Buenos Aires. Según informó la cartera de Transporte "se trata de la cifra más baja desde la primera quincena de abril", cuando el aislamiento alcanzó su máxima eficacia. En la normalidad pre pandemia, el promedio diario en días hábiles era de 4.242.450 de viajes.

Al anunciar el endurecimiento de las medidas, Meoni habría expresado el objetivo de reducir la circulación en una 30%. Entre miércoles y viernes, el porcentaje marcó una caída del 34% menos de pasajeros (385.670) si se compara con los 3 días entre el 10 y 12 de junio, cuando circularon 1.121.037 pasajeros en promedio.

En tanto, el sábado hubo 147.230 usuarios menos (-22%)de transporte público comparado con el sábado 27 de junio y 78.926 menos que el sábado 20 de junio (-13%).

El presidente Alberto Fernández opinó ayer que "las primeras conclusiones son buenas" en la disminución de la circulación en el AMBA, a partir del inicio de la última fase estricta de aislamiento, pero evitó adelantar si después del 17 de este mes podría flexibilizarse la cuarentena dispuesta por la pandemia de coronavirus.

"Vamos a ver cómo serán los resultados que vamos a empezar a conocer recién a mediados de esta semana", se excusó Fernández, en declaraciones a radio Milenium, ante una consulta sobre si podría habilitarse la apertura de algunas actividades cuando concluya esta fase estricta.

"Todos queremos flexibilizar, pero no queremos flexibilizar poniendo en riesgo la salud", expresó el jefe de Estado.

Sin embargo, reconoció que "son muy buenas las primeras conclusiones" en el AMBA, donde se buscó poner un freno a la circulación comunitaria del virus y al crecimiento exponencial de contagios.

En las últimas horas, trascendió que a partir del 18 de julio, la zona metropolitana saldrá de fase 1, aunque se especula que las restricciones, en menor o en mayor medida, se prolongarán hasta el final del invierno.