Un ingeniero aeroespacial alemán publicó hace casi setenta años el libro titulado "El proyecto Marte", en el que narra que un tal "Elon" sería la primer persona en colonizar Marte con los humanos. 

La predicción de Elon y Marte

El alemán Wernher von Braun, construyó cohetes V2 para los nazis durante la Segunda Guerra Mundial y luego impulsó sin problemas el programa espacial de Estados Unidos. Luego, en 1952 presentó su novela con una inclinación a la ciencia ficción. 

En el libro, von Braun describe los requisitos téccnicos para un vuelo tripulado a Marte, pero además, habla de cómo nuestro planeta vecino, es colonizado y gobernado por un gobierno de diez hombres, y será elegido por la población para regir por cinco años, y será encabezado por un tal "Elon". 

¿Hablaba de Elon Musk?

Los fans del creador de Tesla, SpaceX y Paypal, Elon Musk indicaron que está claro que se trata del empresario estadounidense. En los últimos meses, el magnate Musk había expresado su deseo de llegar a Marte. 

En su empresa espacial Space X, Elon Musk comenzpo a desarrollar tecnologías de cohetes que podrían ser utilizados para realizar el primer aterrizaje tripulado en Marte. 

Cuando, a finales de 2020, un periodista experto en el tema le recordó en Twitter el pasaje de la novela de Wernher von Braun, un entusiasmado Musk respondió con: "Es el destino. No hay escapatoria para mí”.

Elon: ¿un nombre al azar? 

El nombre "Elon" se observó por primera vez en el "Libro de los Jueces" del Antiguo Testamento, proviene del hebreo Alon y significa "roble" o "árbol", pero también hace referencia a "origen" o "poder".

En este contexto, para los escépticos a las predicciones, von Braun eligió ese nombre para su personaje central, simplemente por su significado y no porqie hablase de Elon Musk. 

En África, Elon es en realidad un nombre femenino y significa "Dios me ama". Y en Sudáfrica, donde nació Musk, el nombre Elon es mucho más común que en otros países.

Tras la publicación de la edición en inglés, las ideas visionarias de von Braun fueron recogidas por publicaciones científicas de su nuevo país de adopción, Estados Unidos, donde fue accesible para un público más amplio. Además, von Braun pudo presentar sus ideas y visiones en tres programas de televisión junto con Walt Disney, lo que despertó el entusiasmo de los estadounidenses por los viajes espaciales.