Los antiguos tesoros sustraídos de las zonas de guerra en Medio Oriente están a la venta en Facebook, desde un busto de Palmira hasta objetos legendarios de Irak, Yemen y Libia. Esas piezas tienen en común que no provienen de museos o de coleccionistas, sino que fueron robados impunemente, en su mayor parte, de sus lugares de origen. La denuncia efectuada por el diario The New York Times es otro golpe para la red de Mark Zuckerberg, desde hace tiempo objetivo de las autoridades de los Estados Unidos, que se preparan para efectuarle una multa de hasta cinco mil millones de dólares por violaciones a la privacidad. Según lo reportado por el profesor del historia de Medio Oriente, Amr Al-Azm, hay en Facebook al menos 90 grupos vinculados con el comercio ilegal de antigüedades de Medio Oriente, indicó un despacho de la agencia ANSA. Son grupos que publican fotos de los hallazgos en la red y luego mueven las negociaciones de ventas en WhatsApp.