En el campo 15 de enero, perteneciente a la localidad de Recalde, en Olavarría, divisaron a un puma matando a ovejas. El establecimiento ya perdió 10 en las garras del felino, que tiene "el tamaño de dos ovejas" y circula con dos cachorros y otro adulto.

Los propietarios del campo quieren atrapar a los animales, pero el bioparque municipal La Máxima de Olavarría les informó que solo pueden recibirlos una vez capturados, pero no pueden ayudarlos para la captura. Los encargados de realizar la tarea pertenecen a la Dirección de Flora y Fauna de la provincia de Buenos Aires, pero no están haciendo actividades por la pandemia del coronavirus (Covid-19).

Ya en Santiago de Chile se había divisado a un puma recorriendo las calles de la Ciudad. Expertos aseguran que estos casos son aislados y que los animales sienten una mayor confianza al no ser "molestados" por el hombre.

Carina Righi, directora de Wildlife Conservation Society (WCS) en Argentina, aseguró al referirse al caso del puma en Santiago que "al animal no le hace ninguna gracia estar caminando por el asfalto". "Nuestro encierro está sirviendo para la libertad de muchas especies, que se sienten más cómodas sin nuestra presencia", agrega Manuel Jaramillo, director de la Fundación Vida Silvestre Argentina.

El peligro de un puma suelto

Los propietarios del campo, que tiene una superficie de 777 hectáreas y maíz sembrado en lotes de 10 a 15 hectáreas, confirmaron al portal Tranquera que debieron encerrar a las ovejas para que el felino no las siga asesinando. "Si hubiesen estado sueltas, no dejaban una en pie", relata. 

Desde el establecimiento buscan capturarlo, no solo por las pérdidas que les está provocando al matar las ovejas, sino por el mismo riesgo que los animales representan para las personas. Righi asegura que "ellos tienen más miedo de los humanos que los humanos de ellos. Sin embargo, desde el campo dicen que "no se sabe como pueden reaccionar al tener crías”.

Además, el portal tranquera informNo obstante, Quiroga  afirmó que hay una gran cantidad de jabalíes que están provocando destrozos en los suelos. “Acá vimos solo un jabalí,  pero en la zona se ha plagado e hicieron estragos en superficies sembradas”, finalizó.