Con el oficialismo porteño votando en soledad, el nuevo régimen que regula la actividad de médicos residentes y concurrentes que se desempeñan en el sistema de salud porteño consiguió hoy la aprobación de la Legislatura en una sesión caldeada, que incluyó gritos e insultos dentro del recinto, desmanes en la puerta del Palacio y la utilización de gas pimienta por parte de la seguridad y la policía para dispersar a los manifestantes.

La iniciativa del Poder Ejecutivo había ingresado hace menos de dos semanas a la Legislatura y había sido presentada oficialmente en una reunión informativa que encabezó la ministra de Salud, Ana María Bou Pérez, ocasión en la que ya se habían escuchado fuertes críticas de la oposición, los sindicatos y los propios residentes.

Las críticas se disparan por la continuidad del régimen de médicos concurrentes, que cumplen las mismas tareas que los residentes pero sin remuneración

Tan sólo dos días después, la Comisión de Salud se reunió para darle despacho a la iniciativa, pero mientras que los legisladores destacaban el trabajo realizado para incorporar las inquietudes manifestadas días antes, los residentes volvían a reiterar sus críticas al proyecto.

Así, desde las 9 de hoy comenzaron a congregarse varios centenares de médicos en la puerta del Palacio Legislativo, a la espera del tratamiento de la norma anunciado para después del mediodía.

El debate de ese segmento se inició con las palabras del diputado José Luis Acevedo (Vamos Juntos), quien destacó el trabajo realizado en la Comisión de Salud para incorporar reclamos opositores y subrayó "la necesidad de reformar una ordenanza que data de la década de 1980 y tiene decenas de modificaciones".

Aunque el clima era caldeado en el recinto y había algunos insultos desde las tribunas, aún no se sabía que una parte de la movilización que esperaba afuera del edificio había querido ingresar por la puerta de Perú 160, generando la reacción del personal de seguridad.

En el recinto, mientras tanto, no prosperó un pedido para un cuarto intermedio y el oficialismo procedió a votar, en soledad, la iniciativa, que fue aprobada con 34 votos del bloque de Vamos Juntos y cinco abstenciones de Evolución.

Concurrentes y residentes

Entre los artículos que los residentes cuestionan está la "legalización de jornadas laborales extenuantes", que afirman pueden superar las 60 horas semanales, y el "sostenimiento del régimen de concurrentes", es decir, médicos que cumplen las mismas tareas que los residentes pero sin remuneración alguna. Sostenida en un artículo en el que se habla de "un régimen de formación de postgrado en servicio y contexto de trabajo para profesionales de reciente graduación".

Según alertó la asamblea de residentes y concurrentes de Ciudad de Buenos Aires, "en ningún momento la ley nos nombra como trabajadores y trabajadoras, no queda en claro qué somos. Les residentes somos los que bancamos el sistema público de salud, garantizando el acceso a la salud pública de toda la población, pero para esta ley no somos trabajadores con derechos a salarios y licencias".

Los jóvenes médicos reclaman que se reconozca como trabajadores a los 1440 concurrentes que forman parte del sistema de salud porteño de manera gratuita.