El biólogo del CONICET y divulgador científico Diego Golombek lanzó ayer una encuesta nacional para conocer cómo duermen los argentinos y utilizar la información relevada para discutir el huso horario del país, con lo que busca producir una mejora en el sueño, la productividad y hasta el estado de ánimo de las personas.

"Aunque debiera adaptarse a nuestra geografía, el huso horario en el que está Argentina es una decisión política", aseguró Golombek, quién diseñó el estudio Crono Argentina, que podrá arrojar los primeros datos sobre la calidad del descanso en el país a mediados de 2018.

Según precisó el Conicet en un comunicado, la exposición a la luz natural puede ser una de las claves para que el sueño sea más reparador y profundo. El objetivo de este estudio es que la gente sea más consciente de la biología y su relación con el medio ambiente. Si además de eso podemos sacar conclusiones que aconsejen, mejoren y ayuden a las decisiones de políticas públicas, mejor, explicó Golombek.

La encuesta Crono Argentina se completa desde el sitio web www.cronoargentina.com de manera anónima en alrededor de veinte minutos y está dirigida a cualquier argentino mayor de trece años. Las preguntas van desde datos personales básicos (fecha de nacimiento, género, peso, altura) hasta preferencias diarias y hábitos de sueño.

Crono Argentina tiene como antecedente una experiencia llamada "Sleep Project", que realizó hace diez años en Munich, Alemania, el científico Til Runeberg, quién desarrolló un test para identificar cronotipos si las personas son más matutinas o vespertinas- y estableció la diferencia entre el horario del reloj biológico humano y el del mundo.