Luego de una década de expansión constante a nivel mundial, el turismo avizora una posible crisis en 2020, con pérdidas por 80.000 millones de dólares, tras el brote de Coronavirus (Covid 19), que generó en los viajeros el suficiente temor para generar una ola de cancelaciones y cambios de destinos, ya no sólo en Asia sino también en Europa, lo que hizo entrar en pánico a toda la industria. Empresas de e-commerce de viajes, como Booking y Expedia, flexibilizaron sus políticas para cancelaciones, con recomendación de reembolso de cualquier pago anticipado sin cargos punitorios, mientras la agencia Europamundo salió a pedir calma y destacar que la mortandad por el coronavirus "fuera de China es de tan solo un 0,7% y afecta en su gran mayoría a personas con patologías previas". En Argentina, la filial de Airbnb informó a Télam que en caso de ser necesario pondrían en marcha su Política de Causas de Fuerza Mayor que contempla cancelación sin cargos.