La NASA informó que esta noche la luna llena formará un triángulo perfecto con los dos planetas más grandes del sistema solar,  Júpiter y Saturno. El fenómeno, conocido como "triángulo de verano" se podrá ver durante toda la noche y principalmente en América.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio explicó en su sitio web que "del domingo por la noche hasta el lunes por la mañana, del 5 al 6 de julio la luna llena y los planetas Júpiter y Saturno formarán un triángulo".

Ademas, los dos planetas mas grandes del sistema estarán a punto de alcanzar su apogeo de brillo anual. Cabe destacar que los eclipses penumbrales son difíciles de distinguir ya que la disminución del brillo no es tan evidente como en los totales.

Cómo observar la alineación entre la luna, Júpiter y Saturno 

La luna alcanzará su punto más alto en el cielo durante la tarde del día lunes (a las 18:11 GMT, o a las 15:11 para la Argentina), con Júpiter a la derecha y Saturno arriba. Desde América del Norte, el triangulo será sumamente visible ya que el espectáculo celeste aparecerá sobre el horizonte en el sureste.

Europa será el continente con menores posibilidades de ver el hecho, ya que solo podrá observar esta noche la conjunción (paso cercano de objetos celestes) de Júpiter y la luna. América del Norte, en cambio, tendrá una espectáculo privilegiado: la Luna estará en su punto más alto en el cielo con Júpiter a la derecha y Saturno arriba

El “Triángulo de verano” se podrá volver a observar el 22 de octubre, cuando la Luna se encuentre nuevamente en estrecha conjunción con Júpiter y Saturno. Desde Europa, el hecho no será visible ya que sucederá en el momento en que los tres cuerpos celestes estén bajo el horizonte.

Hasta agosto será posible ver a simple vista Júpiter y Saturno, así como Marte y Venus durante más entrada la madrugada. Júpiter es el mas brillante de los dos astros. Para distinguir la sutil diferencia de brillo se requiere pericia. Muchos obervadores aprecian más un cambio de coloración que una disminución real del brillo durante los eclipses penumbrales.

La nueva mancha en Júpiter y el descubrimiento de un planeta parecido

En Sudáfrica, un astrónomo aficionado descubrió un "brote convectivo" en la superficie de Júpiter, el planeta más grande de todo el Sistema Solar. La "mancha" es en realidad una nube que se extiende por encima de otras capas de nubes.

El hallazgo fue confirmado por una imagen capturada por el satélite Juno de la NASA, lanzado en 2011 desde el Centro Espacial Kennedy y ubicado en la órbita del planeta en 2016. Su aparición no había sido captada horas antes por astrónomos australianos, lo que denota lo repentino del fenómeno.

Según explica la NASA, este tipo de "manchas" no son infrecuentes en esta región del planeta. Juno volverá a realizar un nuevo sobrevuelo sobre Júpiter el 25 de julio de 2020, el cual permitirá observar los cambios que sufrió la mancha.

Además, la nave espacial caza planetas TESS, y los datos del recientemente retirado Telescopio Espacial Spitzer ayudaron a identificar el  Júpiter caliente más joven hasta ahora conocido, un exoplaneta dominado por el gas que orbita extremadamente cerca de su estrella madre. Se cree que el planeta, ubicado a unos 490 años luz de la Tierra, tiene menos de 17 millones de años y podría enseñarnos más sobre cómo se forman los planetas en todo el Universo.