Las personas que tuvieron Covid-19 generaron diez veces más anticuerpos neutralizantes después de la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus Sputnik V que aquellas que recibieron el esquema completo, confirmó un estudio realizado por el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires e investigadores del Conicet, publicado recientemente en la revista internacional "Cell Reports Medicine".

El trabajo arrojó también que el 94% de las personas que recibieron la primera dosis y que no habían tenido previamente el virus generaron una fuerte respuesta de anticuerpos IgG y la cifra se elevó al 100% tras completar el esquema de dos dosis.

Los autores del trabajo, liderados por Andrea Gamarnik, jefa del Laboratorio de Virología Molecular de la Fundación Instituto Leloir (FIL) e investigadora superior del Conicet, también comprobaron que en esos pacientes con antecedentes de Covid-19, la segunda dosis "no produce beneficios adicionales en términos de la respuesta de anticuerpos".

Se trata del primer estudio sobre la respuesta inmune inducida por esa vacuna hecho fuera de Rusia y publicado en una revista tras su revisión por pares.

El trabajo evaluó las respuestas de anticuerpos y la capacidad de neutralización viral en 289 trabajadores de la salud que recibieron una y dos dosis de Sputnik V, de los cuales 62 habían tenido previamente Covid-19.

A los voluntarios se les tomó muestras de sangre antes de la vacunación (nivel basal); a los 21 días de la primera dosis; y a los 21 días de la segunda dosis.

Para medir la concentración de los anticuerpos específicos IgG contra la proteína Spike de SARS-CoV-2, los científicos usaron un estándar internacional generado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Esto permite comparar datos de laboratorios alrededor del mundo que están evaluando diferentes vacunas basadas en distintas metodologías. Encontrar una regla común para las medidas cuantitativas es crucial para definir los niveles de anticuerpos asociados con la protección que las vacunas confieren", indicó Andrés Rossi, coordinador del Laboratorio de Serología y Vacunas de la FIL y uno de los primeros autores del trabajo.

Por otra parte, se realizaron estudios para determinar cuántos de esos anticuerpos eran efectivamente capaces de impedir que el virus infecte a una célula, lo que se conoce como anticuerpos neutralizantes.

Las personas previamente infectadas y vacunadas con una dosis mostraron títulos (cantidad) de anticuerpos neutralizantes diez veces superiores a aquellas que recibieron las dos dosis y que no se habían infectado previamente.

"Los datos presentados proporcionan información basada en evidencia para guiar las estrategias de vacunación y orientar las decisiones de salud pública a la luz de la actual emergencia sanitaria", puntualizó Jorge Geffner, quien participó en la coordinación de este estudio y es investigador superior del Conicet en el INBIRS

Del estudio también participaron 20 investigadores y becarios de la FIL y del Conicet, de universidades nacionales y de diferentes hospitales bonaerenses.