Cuarenta y seis imputados entre civiles, militares retirados y ex policías serán indagados por la represión estatal desatada alrededor de un conflicto sindical en la fábrica Acindar de Villa Constitución un año antes del golpe de 1976, informaron hoy fuentes judiciales.

El juez federal 4 de Rosario, Marcelo Bailaque, hizo lugar a la solicitud de 46 indagatorias en la causa por crímenes de lesa humanidad conocida como "Villazo", de las 102 que había pedido el fiscal del caso, Adolfo Villate.

La causa investiga la represión ilegal iniciada el 20 de marzo de 1975 –durante el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón– en la localidad santafesina de Villa Constitución contra militantes sindicales enfrentados a la conducción nacional de la Unión Obrera Metalúrgica ( UOM), entonces liderada por Lorenzo Miguel.

La investigación involucra a ex ejecutivos y ex gerentes de la fábrica Acindar, a militares retirados, miembros de fuerza de seguridad e integrantes de la Triple A y la Juventud Sindical que, según la acusación, participaron de la represión contra los trabajadores metalúrgicos un año antes del último golpe de Estado.

"Entre las indagatorias que dispone el juez hay un ex directivo de Acindar y tres gerentes de aquella época", dijo el fiscal Villate.

Explicó que entre las 56 solicitudes de indagatorias denegadas por el juez "puede haber personas fallecidas" o elementos probatorios que el magistrado haya considerado "escasos". Además, el fiscal señaló que las declaraciones indagatorias se iniciarán el 25 de este mes "a razón de tres o cuatro por día, con lo cual estimamos que en un mes estarán concluidas".

Según la acusación, el accionar represivo que se les endilgará a los imputados "incluyó secuestros, torturas, allanamientos ilegales y en algunos casos asesinatos, en perjuicio de 77 víctimas que habían sido parte de la protesta obrera conocida como 'El Villazo'". De acuerdo con la causa, el conflicto se inició en marzo de 1974 con la intervención de la seccional Villa Constitución de la UOM, enfrentada a la conducción nacional, y el despido de 12 delegados.

Un paro y la toma de Acindar y otras fábricas metalúrgicas de la ciudad derivó en la convocatoria a elecciones, pero los dirigentes locales advirtieron que no serían legítimas y volvieron a la protesta.

El 20 de marzo de 1975 la ciudad fue "literalmente militarizada e invadida por la Policía Federal Argentina, la Gendarmería, la Prefectura, las policías provincial de Santa Fe y bonaerense, grupos parapoliciales de la Triple A y de la Juventud Sindical, personal de la Secretaría de Inteligencia del Estado y del Ejército", reseña la acusación de Villate. 

En total, participaron unos cuatro mil efectivos a bordo de 105 vehículos que "hicieron pinzas en las salidas de las fábricas y se llevaron detenidas alrededor de 300 personas", agrega. Además, Villate considera que los "principales objetivos fueron disciplinar al movimiento obrero y avanzar en el proceso de concentración de las empresas siderúrgicas".

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos