La primera dama Fabiola Yáñez visitó en Villa Domínico el centro cultural Abuela Elvira, que en 2020 recibió por parte de la Fundación Banco Nación, de la que la primera dama es presidenta honoraria, una donación de insumos para su cocina, como así también le permitió incorporar tres cursos de formación sobre educación financiera, medio ambiente y bomberos, en el marco de los planes de apoyo a comedores y entidades sociales que ofrece la fundación. 

Allí, la Primera Dama se reencontró con la directora del centro, colaboradoras y estudiantes de las capacitaciones. “Nos enseña como consumidores a defendernos, sirve un montón. Yo lo comparto con mis hijos. Estoy orgullosa, ojalá se incorporen más”, expresó Natalia, quien está cursando actualmente educación financiera y ya finalizó la propuesta de bomberos. 

Yáñez recorrió el lugar junto a su responsable, Verónica Juárez, quien le comentó que durante la semana el centro funciona como un comedor y merendero para las vecinas y vecinos del barrio. Además le transmitió con gran optimismo que, en este último tiempo, pasaron de entregar 500 viandas a 380 ya que muchas familias consiguieron trabajo y hoy asisten a Abuela Elvira únicamente como colaboradores.

La Primera Dama formó parte de la entrega de la merienda a niñas y niños, y se animó a participar en un show de magia que disfrutaron los presentes. Luego, recibió dibujos de las chicas y chicos que estuvieron con ella. Tal como le contó su responsable a la primera dama: “Los niños acá crecen con amor, valores y respeto”.  

Yáñez recibió dibujos que realizaron los chicos 

Sobre el Centro Cultural Abuela Elvira

El centro cultural es una herencia que Elvira, vecina de Villa Domínico, le otorgó a su nieto, Fabián. Hoy, junto a su esposa, están a cargo de la casa que transformaron en un centro cultural. El objetivo es continuar la labor solidaria que ella llevó adelante a lo largo de su vida, acompañando a las vecinas y vecinos de la zona. Desde el inicio de la pandemia, la asistencia alimentaria es una prioridad para el centro, que funciona como comedor y merendero para chicas y chicos.

También cuentan con un taller de reparación de sillas de ruedas y otros elementos de asistencia para movilidad que suplen la inmediatez de las demandas del barrio. El centro cultural Elvira además acompaña la formación de jóvenes, adultas y adultos que asisten, a través de percibir las capacitaciones sobre educación financiera, medio ambiente y bomberos. Estas fueron financiadas con el apoyo de la Fundación Banco Nación y del Ministerio de Educación que acerca, por su parte, el plan finEs a los asistentes.