Luego de anunciar en todo el mundo que reducirá la cantidad de noticias en las páginas de los usuarios, Facebook advirtió que priorizará la información que se califiquen como las más confiables. 

Esta clasificación se basa en una encuesta reciente de usuarios de Facebook en Estados Unidos que evaluó su familiaridad y confianza en diferentes fuentes de noticias. Los resultados ayudarán a la clasificación de la compañía en el servicio de noticias, un flujo de actualizaciones que las personas ven cuando inician una sesión.

Por otro lado, las fuentes de noticias deberán ser "informativas" y relevantes para las comunidades locales de las personas, aclaró el viernes la compañía en un comunicado. La nueva medida ayuda a la red a evitar las percepciones de parcialidad al selecciona que proveedores de noticias destacar. 

"La pregunta difícil con la que hemos luchado es cómo decidir qué fuentes de noticias son ampliamente confiables en un mundo con tanta división", escribió el viernes el presidente ejecutivo, Mark Zuckerberg, en una publicación de Facebook. "Podríamos tomar esa decisión nosotros mismos, pero no es algo con lo que nos sintamos cómodos".

Algunos medios expresaron su preocupación por los cambios en el flujo de noticias anunciados la semana pasada porque muchos sitios dependen del tráfico de Facebook. El viernes, Zuckerberg dijo que espera que las noticias representen aproximadamente el 4% del flujo de notificaciones, frente al 5% actual. "Este es un gran cambio, pero las noticias siempre serán una forma crítica para que las personas comiencen conversaciones sobre temas importantes", agregó.

Facebook, que fue criticada por la difusión de noticias falsas en su servicio, dijo recientemente que reducirá la cantidad de contenido de marcas y páginas de otras empresas, incluidas las dirigidas por editores, en el servicio de noticias. La nueva decisión de priorizar los contenidos de amigos y familiares, lleva a Facebook de nuevo a sus raíces.

La red social ha tenido problemas para administrar su rol como uno de los distribuidores de noticias más poderosos del mundo. Antes de las elecciones presidenciales de EE.UU. en 2016, Facebook fue criticado por parcialidad porque los curadores humanos de una sección de "Temas de tendencia" solo podían elegir enlaces de un conjunto de fuentes que Facebook había designado como de confianza, lo que excluía algunos sitios conservadores.

Desde entonces, la compañía ha tratado de abordar la propagación de noticias falsas al tratar de evitar ser el árbitro de lo que es verdadero o falso. Trabaja con servicios de verificación de terceros que revisan los artículos marcados por los usuarios como potencialmente falsos o engañosos. Esos esfuerzos han tenido poco impacto en el problema general.