La cuarentena por la pandemia de coronavirus en 2020 tuvo un impacto que atravesó todas las esferas de la vida humana, y en Argentina, la violencia de género no fue excepción. Entre enero y diciembre de 2020, la Línea 144 recibió 108.403 comunicaciones, de las cuales 90% referían violencia doméstica. Si bien hubo una baja en marzo, los números se dispararon a partir de abril, y hasta fin de año se mantuvieron por encima de las cifras registradas en 2019.

¿Por qué sucede esto? No hay una respuesta concreta, sino que más bien hasta ahora sólo se conoce "la punta del iceberg". Frenar esta escalada de violencia requiere una "articulación multiactoral", que involucre tanto al círculo cercano de la víctima como al Estado y las organizaciones de la sociedad civil, plantearon en diálogo con BAE Negocios dos especialistas del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), una de las agencias que implementa la Iniciativa Spotlight en Argentina.

Siete de cada 10 víctimas de femicidios son asesinadas en su hogar, por lo que quedarse en casa para muchas mujeres significa estar aisladas con su agresor, afirman desde la Iniciativa Spotlight, una alianza global de la Unión Europea y las Naciones Unidas que busca eliminar la violencia contra mujeres y niñas en todo el mundo. Además de colaborar con el gobierno argentino para llevar adelante políticas públicas de género, Spotlight desarrolló campañas audiovisuales que reflejan la situación de las víctimas durante el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO).

Alejandra García, Responsable del Área de Género del PNUD, y Andrea Voria, socióloga especialista de Programa de la Iniciativa Spotlight para el PNUD y consultora internacional en Políticas Públicas y Género, analizaron en una entrevista conjunta cómo reflexionar y actuar sobre este contexto en que quedarse en casa puede salvar vidas de una enfermedad como el Covid-19, pero que en muchos otros casos puede significar estar encerrada con un agresor.

—¿Cómo afecta la pandemia y las restricciones sanitarias a una persona que es víctima de violencia de género? ¿Es correcto decir que la pandemia incrementó la posibilidad de que sucedan situaciones así?

La pandemia sin dudas se volvió una instancia propicia para el recrudecimiento de situaciones de violencia de género, dado en primera instancia, por el encierro y la convivencia forzada que supuso especialmente la Fase 1 del ASPO; y en una segunda instancia, por factores estructurales de base que se han visto notablemente afectados, como el desempleo, la desigualdad en la distribución de las tareas de cuidado entre los géneros, entre otros.

Si bien gran parte de los femicidios e intentos de femicidio tienen por agresor a la pareja o ex pareja de víctima, desde Spotlight comenzamos a apoyar líneas de diagnóstico junto al Ministerio de Mujeres de Nación que buscan echar luz sobre los femicidios no íntimos, es decir aquellos que ocurren fuera del ámbito de la pareja por personas que resultan desconocidas para las víctimas y que requiere poner atención, para trabajar en generar los insumos y la evidencia necesaria para diseñar e implementar una estrategia focalizada en su prevención y erradicación.

—¿Por qué las situaciones de violencia de género se dan en su mayoría puertas adentro del hogar?

La problemática de la violencia basada en género tiene una raíz estructural la cual aún no hemos logrado deconstruir; hemos más bien dedicado muchos esfuerzos en atacar la punta del iceberg sin lograr aún afectar sus bases más profundas, que son parte de la idiosincrasia de nuestro imaginario social (normas sociales, mandatos, chistes, etc.) y que resultan tan complejas de transformar. 
Esa raíz estructural de la violencia de género encuentra su anclaje más profundo en la división sexo-genérica entre el mundo de lo público y el mundo de lo privado, como terreno fructífero para el ejercicio de la violencia basada en género, expresado bajo múltiples tipos de violencia, algunas más sutiles pero igual de insidiosas, como la violencia simbólica y psicológica; otras más limitantes en términos de autonomía como la violencia económica y patrimonial, que resulta una constante en especial en el caso de parejas o ex parejas con hijas/os a cargo, además de manifestaciones crueles y recrudecidas como la violencia física y sexual, que sin duda resultan expresiones más visibles y más reprobables, pero que sin el trabajo sobre los tipos que operan de manera más silenciosa, no haremos tambalear sus bases. 
De todos modos, esto no significa bajo ningún concepto que la violencia de género sólo se exprese en el ámbito privado del hogar; para ello no hay más que ver las estadísticas desagregadas por género de la participación de las mujeres en el mundo de lo público, en especial en lo que hace al mundo del trabajo remunerado, tanto en términos de su segregación horizontal como vertical en términos de género.  

—¿Cómo debería responder el Estado a esta problemática? 

Los Estados tanto nacional como provinciales y locales responden, en primer lugar, incluyendo la problemática en sus agendas de trabajo, lo cual exige la asignación de presupuestos acordes a lo ambicioso de sus compromisos. Sin embargo, todo el recorrido realizado hasta aquí desde la Iniciativa Spotlight ofrece claros indicios y evidencia de la importancia de propiciar instancias de articulación y armonización multiactorales (organismos de estado, sociedad civil, organismos internacionales, etc.), que permitan hacer sinergias entre las distintas instituciones que intervienen a lo largo de la ruta crítica que atraviesan las personas en situación de violencia de género, y evitar así la violencia institucional que tanto afecta la confianza principalmente sobre las instituciones de seguridad y justicia, y que  tanto entorpecen dicha trayectoria. 
En la misma línea, es clave atender a las distintas dimensiones que hacen a la autonomía de las mujeres en situación de violencia de género, entre ellas la vivienda, el transporte, el cuidado de sus hijos e hijas además claramente de la cuestión económica. 

—¿Cómo se debe involucrar para ayudar alguien que sabe que una persona sufre violencia de género?

Hoy sabemos que la red familiar y comunitaria cumple un rol clave de soporte para acompañar y sostener el recorrido de las mujeres a lo largo de la ruta crítica. Sin embargo, hay que advertir que dicha red que en muchos casos puede operar como facilitadora, en otros puede resultar un obstáculo, sostenido en normas y mandatos de género que reproducen desigualdades y violencias. Por eso, la importancia de trabajar en instancias de prevención y sensibilización a nivel comunitario, territorial y local, donde todo el entramado social se vea interpelado y comprometido en garantizar una vida libre de violencias basadas en género para todas las personas.

Políticas públicas y esfuerzo colectivo, el camino contra la violencia

En marzo 2020, la Línea 144 recibió un 20% menos de llamadas que en el mismo mes de 2019. "A partir de los efectos del ASPO, los totales de comunicaciones mensuales de 2020 siempre superaron a los de 2019", indica el sitio web de la línea de asistencia telefónica. En abril se revertió la situación y registraron un aumento interanual de 23%, y en mayo fue de 27%.

El trabajo conjunto entre el Estado y organizaciones de la sociedad civil para erradicar la violencia de género es clave. Por eso, las especialistas destacaron que el aumento de la presencia de la Iniciativa Spotlight en Argentina para contribuir a resolver esta problemática, en especial en tres provincias “foco”: Salta, Jujuy y la provincia de Buenos Aires.

Spotlight desarrolla sus propias campañas de formación y educación contra la violencia de género, pero también acompaña y colabora con diversas políticas públicas, como el relevamiento de información sobre casos de violencia basada en género (VBG), y la capacitación de funcionarios gracias a la Ley Micaela. También apoya la “contratación de nuevas operadoras y equipamiento” en la Línea 144, ya que la cantidad de llamadas “se incrementó durante la pandemia”, y la Línea Hablemos de la provincia de Buenos Aires, el primer servicio de atención telefónica a varones que ejercen violencia, así como “el fortalecimiento y la protocolización de la atención de centros de atención integral a mujeres en situación de VBG”.

En Argentina, el trabajo de la alianza global Iniciativa Spotlight está enfocado en la erradicación de los femicidios y es implementada con el liderazgo de la Oficina de Coordinación de Naciones Unidas en el país a través de cuatro agencias (ONU Mujeres, PNUD, UNFPA y OIT, a las que se suma UNICEF como agencia asociada).

Si sufrís violencia de género o conocés a alguien que lo padece, podés llamar al 144 para recibir ayuda. Si no podés hablar por teléfono, escribí por WhatsApp: 11 2771 6463 - 11 2775 9047/48, 911. Mail: linea144@mingeneros.gob.ar, o descargá la app 144.

Más notas de

Martina Jaureguy

Ni Una Menos: La violencia de género no siempre es física, ¿cómo identificar sus diferentes tipos?

Se cumplen seis años de la primer marcha Ni Una Menos, el 3 de junio de 2015

Cómo la copita menstrual ayuda a reducir la desigualdad

Carolina Zotta es la creadora de la comunidad Viva la Copita

La menstruación sustentable avanza en la agenda legislativa

Copa menstrual vs tampón. Los productos descartables generan 132 mil toneladas de basura al año

Una periodista de 23 años murió por Covid: tristeza y dolor en Lomas de Zamora

Una periodista de 23 años murió por Covid: tristeza y dolor en Lomas de Zamora

Femicidios en pandemia: redes, presupuesto y deconstrucción para combatir la violencia

Las llamadas a la línea 144 se dispararon a partir de abril de 2020, con la cuarentena

Publicidad: qué pueden hacer las empresas con la pesada mochila de los estereotipos masculinos en los más chicos

"Sin Mochilas" es uno de los spots que buscan desterrar los mandatos de masculinidad

En Arsat también despega la equidad de género

Anabel Cisneros en el centro. A la derecha, la ministra de las Mujeres, Elizabeth Gómez Alcorta, y a la izquierda Micaela Sánchez Malcolm, secretaria de Innovación Pública

Diversidad de género en ciencia y tecnología, ¿el motor de la recuperación post-Covid?

En Argentina, sólo 16% de las personas inscriptas en carreras de Informática son mujeres

Comenzó a pagarse el programa Acompañar para casos de violencia de género: ¿Cómo cobrarlo?

Anses y Potenciar Trabajo cumplen roles fundamentales para el programa Acompañar

Cómo cambió el interés de los argentinos sobre la cuarentena y el coronavirus, según sus búsquedas de Google

Google muestra cómo crece la popularidad de un tema y permite reflejar dudas, miedos y preocupaciones