Científicos registraron un rayo sobrevolando una tormenta eléctrica en Oklahoma, Estados Unidos. Lo extraño del fenómeno, es que el rayo se registró en dirección contraria, es decir, el rayo se reflectó por encima de las nubes, en dirección al espacio, azotando la estratosfera. 

Fenómeno meteorológico 

Los expertos mencionaron que un relámpago común es imaginar grietas de luz que aparecen en el cielo, las cuales lanzan enormes cantidades de electricidad a la atmósfera circundante y normalmente van de la nube hacia el suelo de la Tierra; pero en este caso sucedió algo totalmente contrario.

El rayo observado era tan fuerte que llevaba 100 veces más carga que uno promedio. Los científicos mencionaron que se cree, según las últimas mediciones, el fenómeno alcanzó los 80 kilómetros en el aire, muy cerca del límite oficial del espacio exterior. 

No es la primera vez que sucede un fenómeno similar, pero lo que si resultó es ser dos veces más potente que los anteriores, por lo que continúa siendo un misterio para los expertos en el campo científico. 

Gracias al avance de la tecnología, se pudo cartografiar los gigantescos rayos por medio de un mapa tridimensional, refirió Levi Boggs, científico del Instituto de Investigación de Georgia Tech.

Otra de las características de este fenómeno observado por los científicos, es que se detectaron múltiples fuentes de radio de muy alta frecuencia (VHF) a una altitud de 22.45 km, así como emisiones ópticas simultáneas cerca de la parte superior, a una altitud de 15-20 km.

Las fuentes de VHF fueron producidas por pequeñas estructuras en la punta del rayo llamadas serpentinas, que son tiras de plasma de 200 grados Celsius, así como de “líderes”, secciones mucho más calientes que pueden alcanzar temperaturas superiores a los 4 mil 400 grados.

Lo que tiene este fenómeno conocido como "serpiente", se puede extender hasta la ionosfera, y de ahí es que parezca que el rayo se expande hacia el espacio por arriba de la nube y no en sentido contrario.