El ministro de Educación Alejandro Finocchiaro, afirmó hoy que hace dos años “el sistema educativo estaba quebrado en lo moral y en estado de abandono” y responsabilizó de esa situación a algunos gremios docentes.

Empero, el funcionario agregó que el mundo “apoya” ahora las reformas educativas anunciadas en el país para revertir la situación.

Finocchiaro al finalizar su participación en la Conferencia General de la Unesco que se reunió en París, destacó: “Asumimos hace dos años con un sistema educativo desamparado, quebrado en lo moral, sólo recibiendo incentivos negativos y que producía una estafa hacia los docentes, padres y alumnos”.

El ministro consideró que “hace cincuenta o sesenta años el Estado consideró que la educación estaba muy bien y ese lugar fue ocupado paulatinamente por otros actores, entre ellos algunos gremios, que fueron ganando espacios en el dictado de las políticas públicas”.

Precisó que este marco “se agravó en los últimos años con un acuerdo entre la Ctera y el kirchnerismo para el dictado de esas políticas pero un gremio representa sólo a un sector de la educación, el Estado es el que representa al todo social”.

"Por su puesto que estamos dispuestos a escuchar a los gremios y tener con ellos una relación lógica, somos un gobierno que dialoga pero que gobierna”, dijo el ministro y añadió: “antes siempre hubo un diálogo ininterrumpido e infructuoso que respondía a las tácticas de los sindicatos de cero reformas en educación”.

El ministro consideró que “hace cincuenta o sesenta años el Estado consideró que la educación estaba muy bien

Finocchiaro precisó: “Con los resultados de hace dos semanas queremos un diálogo para reformar el sistema, pero los gremios no quieren los cambios, sólo defienden su statu quo”.

El ministro participó en la 39na. Conferencia General de la Unesco en donde se fijaron las nuevas metas de ese organismo internacional tras la salida de países como Estados Unidos e Israel.

La coincidencia de los líderes mundiales en educación y ciencia es para que la Uesco redoble su dimensión educativa de cara a la próxima reunión de líderes del G20, en noviembre del año próximo en las Argentina, en la que se incluirá en la agenda el tema educativo y en donde habrá un capítulo referido a las habilidades que debe adquirir las personas para el mundo del trabajo.

Finocchiaro participó de una reunión de alto nivel ministerial junto a sus colegas de Finlandia, Suecia, Islandia, Noruega, Dinamarca, entre otras, en la que firmó acuerdos de cooperación.

Con Finlandia se firmó un convenio de “buenas prácticas educativas” para el intercambio mutuo de docentes entre ambos países con el objeto de que puedan observar los sistemas de enseñanza, en especial en capacitación docente, nuevas tecnologías en el aula y especialmente “como enfrentar los desafíos que presenta la educación 5.0”, aseguró el ministro.

En este aspecto, Finocchiaro aclaró: “No podemos copiar exactamente los modelos educativos de otros países exitosos en lo educativo, cada país tiene culturas, desarrollos y una idiosincrasia diferente”.
El funcionario destacó en la Unesco que pudieron ver en países como Francia cómo se fomenta la enseñanza del español, pero no el que se habla en el país europeo, sino que apuntan a aprende el español latinoamericano, “lo que habla de un resurgimiento general de esta región especialmente de países como el nuestro”.

El ministro también ponderó, en su primer viaje al exterior ocupando la cartera, que “todos los ministros y diplomáticos ven con mucho entusiasmo el proceso de cambio en la Argentina, ellos entienden que los países más desarrollados y con mejores prácticas deben transferir sus conocimientos hacia aquellos que no las tienen.

"Todos necesitan tener buenos sistemas educativos, ya no le sirve que haya desigualdad entre países ya que buscan construir valores comunes, conceptos como el de ciudadanía. Argentina ha avanzado mucho en este aspecto y el mundo ve con buenos ojos las reformas que estamos implementando”.

Finocchiaro precisó ante la Unesco que los ejes de la reforma en los próximos años será la construcción de jardines de infantes para garantizar la educación temprana, la reforma del secundario con el programa “Secundario 2030” que permita conectar con el mundo del trabajo y la capacitación docente.
‘Es que nuestra buena escuela pública ha quedado superada con esta revolución tecnológica que estamos viviendo” , sostuvo el ministro.

Respecto al Operativo Aprender, a tomarse el 7 de noviembre próximo, Finocchiaro manifestó que no espera grandes cambios respecto al del 2016 ya que la asistencia a las “escuelas-faro”, que son las que tuvieron los más bajos desempeños,sólo se verán a partir del 2019”.
Empero, se manifestó optimista en relación a la mejora en la prueba PISA a efectuarse en setiembre del año que viene.