La Fiscalía de Barcelona solicitó este viernes una pena de ocho años y dos meses de prisión para la cantante Shakira, a la que acusa de seis delitos contra la Hacienda pública por un presunto fraude fiscal de 14,5 millones.

Prisión para Shakira por fraude 

La pena supondría su ingreso en prisión en caso de ser atendida por el tribunal que debe juzgarla, ya que supera los dos años que le permitirían esquivar la cárcel. El Ministerio Público presentó su escrito de acusación ante el Juzgado que instruye el caso, después de que la Audiencia de Barcelona avalara que debe ir a juicio.

El caso comenzó en 2017 cuando los denominados "papeles del paraíso", una investigación realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación ( ICIJ) reveló que la cantante colombiana residía en Barcelona junto a su entonces marido, el futbolista Gerard Piqué, y sus dos hijos, pero estaba supuestamente domiciliada en el paraíso fiscal de las Bahamas.

La investigación aseguraba además que la cantante gestionaba en dos países con ventajas fiscales, Malta y Luxemburgo, unos 31,6 millones de euros por derechos de autor de sus canciones. Los abogados de la cantante aclararon que residía en las islas Bahamas desde 2004, pero los años siguientes tuvo que viajar "sin parar", y que, hasta 2015, su presencia en España no superó el plazo que la obliga a tributar y que la gestión de esos millones se realizaba desde 2007 a través de una sociedad maltesa que "cumple con todos los requisitos legales".

Los millones que Shakira debió pagar 

La Hacienda española le reclamó unos 14,5 millones de euros, al ver indicios de que en 2012 la cantante ya residía en España y estaba obligada desde entonces a tributar en este país. De todos modos, la artista ya pagó esos 14,5 millones de euros y otros tres de intereses, lo que no impide que pueda ir a juicio por supuesto fraude fiscal entre 2012 y 2014.

El pasado miércoles, la agencia de comunicación de la cantante anunció que Shakira había rechazado el acuerdo que le ofrecía la Fiscalía para evitar ser juzgada, dado que confía "plenamente" en su inocencia.

Shakira dijo sentirse tranquila ante la situación judicial

Su equipo legal mantuvo conversaciones con la Fiscalía de Barcelona para alcanzar un acuerdo que rebajara la pena que podría corresponderle, pero decidió rechazar la última oferta del Ministerio Público.

Shakira aseguró a través de un comunicado que optó por "dejar el tema en manos de la ley, con la tranquilidad y la confianza de que la Justicia le dará la razón".

En su escrito, la Fiscalía acusa a Shakira de haberse servido de un "entramado societario" creado años antes para no tributar en España en los ejercicios de 2012, 2013 y 2014, pese a que ya residía en el país más de los 183 días al año que estipula la ley.

Por ello, pide para la cantante penas de más de ocho años de cárcel y el pago de una multa de unos 24 millones de euros.

El escrito llegó dos días después de que los abogados de la cantante de 45 años anunciaran que habían rechazado un pacto con la Fiscalía y que pretendían ir a juicio.