En una emotiva visita a una cárcel de mujeres en Santiago de Chile, el papa Francisco aseguró que “es simplista dividir la realidad en buenos y malos” y pidió “no reducir la seguridad pública a medidas de control”, sino que reclamó “prevención y trabajo” y afirmó que “la sociedad está obligada a asegurar la reinserción”.

“Me viene al corazón la frase de Jesús: ‘El que no tenga pecado, que arroje la primera piedra’. Él nos invita a dejar la lógica simplista de dividir la realidad en buenos y malos”, planteó Jorge Bergoglio al visitar el centro penitenciario femenino “San Joaquín” de la capital chilena, donde están recluidas el 45% de las presas del país.

En un lugar símbolo de la sobrepoblación carcelaria, donde están privadas de su libertad más de 1.400 mujeres en un centro con capacidad para menos de 900, Francisco pidió “ingresar en esa otra dinámica capaz de asumir la fragilidad, los límites e incluso el pecado para ayudarnos a salir adelante”.

“Todos sabemos que muchas veces, lamentablemente, la pena de la cárcel se reduce sobre todo a un castigo, sin ofrecer medios adecuados para generar procesos”, planteó Francisco ante casi 500 presas, que lo recibieron en el gimnasio con sus niños en brazos y ondeando pañuelos blancos.

“Y eso está mal. En cambio, estos espacios que promueven programas de capacitación laboral y acompañamiento para recomponer vínculos son signo de esperanza y futuro. Ayudemos a que crezcan”, agregó Bergoglio con los ojos enrojecidos en el lugar gestionado desde 1996 por las Hermanas de la Congregación del Buen Pastor.

Tras besar sonriente a los hijos de las presas, opinó que “la seguridad pública no debe reducirse sólo a medidas de mayor control sino, y sobre todo, edificarla con medidas de prevención, con trabajo, educación y mayor comunidad”.

“Es necesario luchar contra todo tipo de corsé, de etiqueta que diga que no se puede cambiar, que no vale la pena o que todo da lo mismo. Queridas hermanas, ¡no! Todo no da lo mismo”, aseguró parafraseando el tango “Cambalache”, del que se animó a recitar una estrofa.

“Una condena sin futuro no es una condena humana, es una tortura. Toda pena tiene que tener horizonte de reinserción. Exíjanlo, a ustedes mismas y a la sociedad”, apuntó Bergoglio. Previamente, el Papa celebró una misa en el Parque O’Higgins de la que participaron unas 400 mil personas.