Después del desacuerdo por el uso de las pistolas Taser, la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, y su par en la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, se reunieron ayer para avanzar en la creación de un Comando Unificado que articule la distribución de los efectivos de las fuerzas de seguridad en el territorio bonaerense.

Frederic calificó al encuentro como "fructífero" y resaltó que se avanzó en varios acuerdos. Entre los temas tratados se destacó la intención de crear un Comando Unificado conformado por un representante de cada organismo que articule la distribución de los efectivos de las Fuerzas de Seguridad en el territorio bonaerense.

Según destacaron fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación, se trata de una experiencia que ya fue implementada en la provincia de Santa Fe con óptimos resultados. También se analizaron los mecanismos necesarios para implementar módulos de capacitación destinados al personal de la Policía de la provincia de Buenos Aires y de las Policías Locales.

En ese sentido, destacaron que se desarrollará una propuesta conjunta que aprovechará la experiencia adquirida por la Policía Federal y la Gendarmería en dispositivos de seguridad como, por ejemplo, las Unidades de Prevención Barrial.

La semana próxima, Frederic y Berni evaluarán de manera conjunta las distintas propuestas de capacitación formuladas. Luego del encuentro con Berni, Frederic se reunió con los jefes de las Fuerzas Federales de Seguridad y con su equipo de gabinete para iniciar la citada articulación.

El tema de la capacitación del personal seguridad bonaerense, especialmente de la Policía local, es uno de los centros de preocupación de Berni, según él mismo manifestó en declaraciones a distintos medios de prensa.

Consultado sobre cuál es el mayor problema con el que se encontró al asumir el ministerio, el funcionario dijo: "Sin ninguna duda la falta de profesionalización de la policía".

"De los 90 mil efectivos que tiene la fuerza, casi 40 mil están sumariados", informó el ministro en declaraciones al canal América, en las que destacó además que en el caso de la Policía Local hay efectivos que "con una capacitación de cuatro meses, los largaron a la calle".

En diciembre del año pasado, los funcionarios se cruzaron públicamente respecto a la implementación de las pistolas Taser cuyo uso había impulsado la administración de Patricia Bullrich al frente de la cartera. En ese entonces, la ministra de Seguridad del gobierno nacional planteó que las Taser compradas en la gestión de Bullrich no se van a usar "frente a la ciudadanía o en contextos de operaciones normales".

Sobre esas declaraciones, Berni remarcó: "Estoy a favor de las Taser y lo dije siempre. La ministra nunca anduvo con un arma por la 9 de Julio con 200 personas esperando cruzar un semáforo. Es un disparate. Hay lugares donde el uso de la Taser es imprescindible".