Con el inicio de la temporada invernal y la mayor permanencia en las viviendas por la cuarentena, crecen los riesgos de intoxicación por monóxido de carbono que suele producirse debido al mal funcionamiento de estufas, chimeneas y cocinas. 

Según datos del Ministerio de la Salud, cada año mueren alrededor de 1.000 personas por inhalar monóxido de carbono. Este gas tóxico y extremadamente peligroso que se genera en la quema de combustible puede pasar desapercibido, ya que es inodoro, incoloro, no tiene sabor y tampoco irrita los ojos ni la nariz.

"Durante el contexto de aislamiento, no solo el aire se vuelve más viciado, lo cual aumenta las probabilidades de contagio, sino que también aumenta el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono por el tiempo de exposición en espacios cerrados o mal ventilados", explica la Valeria El Haj, Directora Médica Nacional de OSPEDyC.

Algunos de los síntomas que pueden presentarse son: dolor de cabeza, debilidad, náuseas o vómitos, mareos, falta de aire, desorientación, visión borrosa y pérdida del conocimiento. Ante la mínima sospecha de intoxicación, propia o de terceros, recomiendan: abrir puertas y ventanas para ventilar el ambiente, apagar todos los artefactos que puedan producir CO- en caso de que sea seguro hacerlo-, salir de la habitación contaminada para respirar aire fresco y buscar atención médica de emergencia.

Según la El Haj, algunas de las medidas que podemos adoptar para prevenir la intoxicación por monóxido de carbono son:

  • ventilar permanentemente los ambientes, revisar y controlar el correcto funcionamiento de las instalaciones de gas- calefones, estufas o cocinas- y los equipos con combustión a leña-salamandras, cocinas o braseros
  • prestar atención a la llama del gas que siempre debe ser de color azul. La amarilla es signo de mala combustión y, por lo tanto, generación de monóxido de carbono
  • si se usa brasero o estufa con kerosene apagarlo afuera de la casa antes de irse a dormir, no instalar calefones en baños u otros espacios cerrados o mal ventilados
  • se recomienda instalar artefactos con salida al exterior o tiro balanceado en espacios cerrados, no dejar artefactos con combustión encendidos durante la noche y no dejar el auto encendido en el garaje sobre todo si está conectado con la casa.