Presos de la cárcel de Devoto se encuentran amotinados y se apostaron en los techos del penal, despúes de enterarse que al menos un agente del servicio penitenciario habría dado positivo de coronavirus. Reclaman la presencia de funcionarios judiciales que les permitan negociar prisiones domiciliarias.

Si bien comenzó anoche, la revuelta recrudeció cerca de las 9 de la mañana cuando un grupo de 40 presos de la Unidad 1 tomó el control del sector y comenzó a subir a los techos, tirando piedras hacia la calle. Además, colgaron una bandera grande con la frase: "Nos negamos a morir en la cárcel".

"Vivo a la vuelta de la cárcel de Devoto. Se puso muy feo, entran a casa ruidos de balas, gritos, humo y gas lacrimógeno", describió una usuaria de Twitter; cuando comenzó la represión con la que se intententó en vano contener la situación.

"Estamos en Planta Uno y los muchachos están subiendo a los techos, queremos la presencia de los medios sino esto no se va a calmar", fue el mensaje que envió uno de los detenidos en el penal de Devoto.

Los propios internos que tienen celulares o familiares y vecinos desde el exterior, difundieron a través de distintas redes sociales videos de la protesta desde dentro y fuera de la unidad carcelaria.

El reclamo se inició anoche con quema de colchones y batucadas en el penal que depende del Servicio Penitenciario Federal (SPB) y está ubicado en la calle Bermúdez al 2600 de la Capital Federal.

Según fuentes policiales, los presos comenzaron por copar dos plantas del penal que tiene capacidad para 1.683 internos y que está dividido en seis unidades residenciales.

"Hay casos confirmados de coronavirus, varios sospechosos y no recibimos ningún tipo de insumos de protección, no queremos morir en la cárcel", fue el mensaje que un recluso envió a NA.

Como parte de los pedidos, los presos reclaman prisiones domiciliarias para quienes son factores de riesgo ante el covid-19 y suben videos a las redes sociales mostrando su protesta.

Como consecuencia del motín, once agentes del Servicio Penitenciario fueron trasladados a dos centros médicos porteños tras presentar quemaduras leves.

Dos de los agentes fueron trasladados al Hospital Vélez Sarsfield, mientras que otros nueve al Sanatorio Santa Isabel, todos con lesiones sufridas en el marco del motín que protagonizan internos del penal.

Fuentes penitenciarias confirmaron a NA que los presos no quieren hablar ni con Emiliano Blanco, titular del SPF, ni con gente del Poder Ejecutivo, sino que lo que quieren es hablar con funcionarios de la Cámara de Casación Nacional para que les otorguen la prisión domiciliaria porque dicen tener temor a contagiarse de coronavirus.

El Servicio penitenciario aseguró, además, que esperarían a que "la situación se calme" para iniciar una negociación, remarcando que la protesta de los presos excede a las autoridades del penal de Devoto.

La Policía de la Ciudad trasladó, en apoyo al SPF, personal del cuerpo de infantería , grupos de dispersión y unidades de bomberos en forma preventiva y para asegurar el perímetro exterior.

El juez federal Julián Ercolini, junto al fiscal federal Eduardo Taiano, son quienes están a cargo de la causa por la revuelta y siguen de cerca las negociaciones.