Argentina superó este lunes el techo del millón de casos acumulados de Covid-19o y con 1.002.662 de positivos, el traslado de los focos mutó del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) hacia el interior. El ministro de Salud, Ginés González García, avanza con lo que será la aplicación de la vacuna contra el coronavirus y dio detalles cuándo se llevará a cabo. 

“Empezamos hace mucho tiempo a negociar con prácticamente todos los productores. Estamos esperando que se aprueben, que seguramente va a ser pronto”, anticipó el funcionario en diálogo con Radio 10.

El titular de la cartera sanitaria destacó además que actualmente existe tres ensayos del antídoto contra el coronavirus que se realizan en el país, y que hay "otros cuarto productos" que se fabricarán en la Argentina, en relación al acuerdo que selló el Gobierno con la Universidad de Oxford y la firma Aatrazeneca.

“Estamos negociando en cinco frentes distintos, en algunos estamos cerrando las negociaciones”, precisó González García, para luego ampliar: “Yo creo que, sobre fin de año y principio del año que viene, empezaremos a vacunar. Precisamenete en marzo queremos que la vacunación sea muy masiva y gratuita, y que esté disponible lo antes posible”.

Además,  aclaró que se comenzaría con los más vulnerables, esto es, personal de Salud y los grupos de riesgo.

Argentina se suma a los ensayos de la vacuna Sputnik V

El director del Fondo de Inversión Directo de Rusia, Kirill Dmitriev, aseguró este lunes que "esperan cerrar los acuerdos en noviembre" entre las autoridades rusas y el Gobierno argentino para iniciar las pruebas de Sputnik V en el país.

Argentina negocia las pruebas de  Sputnik V

“Hay dos provincias que están a punto de suministrar los contratos para la vacuna, y pronto los hospitales realizarán los ensayos clínicos en la población. Tratamos de acelerar nuestro diálogo y esperamos poder completar esos acuerdos en noviembre”, anticipó Dmitriev en conferencia de prensa.

La vacuna rusa ya se encuentra en la tercera fase de ensayos clínicos, de la que participan 40.000 personas. Adempas, más de 60.000 voluntarios se inscribieron en Moscú para entrar en las pruebas y más de 40 países se mostraron interesados en obtenerla.