Google eliminó en 2017 cerca de 39 millones de aplicaciones “potencialmente peligrosas” (PHA, por sus siglas en inglés) para Android a través de su servicio Play Protect, con el que se propone garantizar la seguridad en los más de 2.000 millones de equipos que cuentan con su sistema operativo móvil.

Tras haber revisado más de 50.000 millones de apps por día, el gigante de Internet logró detectar el 60% de todas las PHA mediante tecnologías basadas en aprendizaje automático, según detalló la última edición del informe anual de seguridad de Android, fechado ayer.

"Sabemos que cerca del 35% de las nuevas PHA tuvieron lugar cuando los dispositivos no estaban conectados a Internet o habían perdido conectividad a la red”, especificó.

Como resultado de ello, sostuvo que en octubre de 2017 habilitaron la exploración sin conexión en Play Protect (un servicio de seguridad lanzado en mayo pasado) y, desde entonces, evitaron 10 millones de instalaciones adicionales de PHA.

El informe destacó que los dispositivos que descargaron aplicaciones exclusivamente desde Google Play tuvieron nueve veces menos probabilidad de tener una PHA que aquellos que lo hicieron desde otras fuentes 

Además de su propio servicio de seguridad, Google contó que se asoció con fabricantes de smartphones y tablets para asegurarse de que la versión de su sistema operativo móvil utilizada se encuentre siempre actualizada y que sea segura en todo momento.

"A lo largo de 2017 trabajamos para mejorar el proceso de lanzamiento de actualizaciones de seguridad, y un 30% más de dispositivos recibieron parches de seguridad en comparación con 2016”, remarcó.